julio 5, 2024

Ayer no termina nunca

Yesterday (2019) – ed sheeran contra la escena de los beatles (5/10)

Controlador de datos: Instituto Catalán de las Empresas Culturales. Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Passatge de la Banca, 1, 08002, Barcelona. Para más información visite www.icec.gencat.cat
Derechos de los interesados: puede ejercer su derecho de acceso, rectificación, supresión, oposición al tratamiento, portabilidad de los datos, retirada del consentimiento, presentación de una reclamación ante la autoridad de control y solicitudes de limitación a través de la solicitud general disponible en los procedimientos de gencat. Debe indicar claramente qué derechos desea ejercer en su solicitud.

Ayer (2019) – escena de john lennon (9/10) | movieclips

Esencialmente una pieza de cámara que se siente exactamente como la adaptación legítima que es, «Ayer no termina nunca» repesca un tedioso drama de la directora española Isabel Coixet. Ambientada en 2017 pero sin mucha ciencia ficción, la película muestra el doloroso reencuentro de dos amantes que no se han visto en años. Las comprometidas actuaciones de los protagonistas, Javier Cámara y Candela Peña, hacen que el viaje sea más llevadero, pero la dirección excesivamente amanerada limitará su atractivo más allá de los territorios hispanos.
Adaptada de la obra de teatro «Gif» de Lot Vekemans, el guión de Coixet da pistas a los espectadores durante un tiempo antes de desvelar el motivo de la reunión de la pareja sin nombre: El cementerio donde está enterrado su hijo muerto (el lugar es en realidad el aclamado Cementerio de Igualada) está a punto de ser destruido, y ésta es su última oportunidad para despedirse de sus restos. Poco a poco, la historia de fondo se va completando, explicando que ella se quedó en una España económicamente afectada mientras él se marchó repentinamente a Alemania, y que puede estar relacionada con misteriosos atentados «simbólicos» en todo el país. Los pensamientos internos de los personajes se revelan mediante rápidos flashes en monocromo, un recurso tan irritante como parece.

Diciembre – el ayer nunca termina [pinkman]

Año 2017. Barcelona. Una pareja se reencuentra después de cinco años sin verse y tras pasar por algunos incidentes trágicos en su pasado en sus vidas. Ella se había quedado en España mientras que él se trasladó a Alemania. Dos formas de afrontar la actual crisis económica: ella prefirió el idealismo de quedarse y luchar por cambiar la situación, y él lo dejó todo, un punto de vista más lúcido y lógico. Cuando ambos sienten que el pasado ya no es importante, vuelve de repente. Las heridas no cicatrizadas siempre permanecerán abiertas.

Diciembre – el ayer no se acaba (pbd21)

Son muy pocos los directores españoles que han abordado las consecuencias humanas de la crisis económica en la psique de la nación. Isabel Coixet se atreve a hacerlo con Ayer no termina nunca. Sustituyendo el artificio rayano en el capricho que caracteriza gran parte de su obra por una crudeza que parece haber nacido de la rabia real, Coixet, una de las directoras españolas más internacionales, lo devuelve aquí todo a España, a un único escenario y a dos actores comprometidos, centrándose más que nunca en la cruda interacción emocional. El resultado, exigente pero a menudo gratificante, sitúa al público en el papel de incómodo mirón. Dado que recientemente obtuvo varios premios en el festival de Málaga, los festivales son el destino más probable de la película.
La película está ambientada en 2017 y las primeras imágenes establecen, de forma un tanto deprimente, que el ayer no ha terminado y que España sigue sumida en la crisis. J. (Javier Cámara), al que hemos visto recientemente como un extravagante azafato en la película de Almodóvar Estoy tan emocionada, se fue de España a Alemania, pero ahora vuelve a visitarla para reunirse con su antigua pareja C. (Candela Peña). Se han reunido en un cementerio para firmar los papeles del divorcio, pero el abogado nunca aparece, dejándoles libres para lidiar dolorosamente con los horrores del pasado y las tensiones del presente.