octubre 21, 2021
Caracteristicas del pensamiento ilustrado

Caracteristicas del pensamiento ilustrado

Thomas paine

El Siglo de las Luces (también conocido como el Siglo de la Razón o simplemente la Ilustración)[2] fue un movimiento intelectual y filosófico que dominó el mundo de las ideas en Europa durante los siglos XVII y XVIII.[2] La Ilustración incluyó una serie de ideas centradas en la búsqueda de la felicidad, la soberanía de la razón y la evidencia de los sentidos como fuentes primarias de conocimiento y avanzó en ideales como la libertad, el progreso, la tolerancia, la fraternidad, el gobierno constitucional y la separación de la Iglesia y el Estado[3][4].
La Ilustración surgió de un movimiento intelectual y erudito europeo conocido como humanismo renacentista y también fue precedida por la Revolución Científica y la obra de Francis Bacon, entre otros. Algunos sitúan el inicio de la Ilustración en la filosofía de René Descartes de 1637, Cogito, ergo sum (“Pienso, luego existo”), mientras que otros citan la publicación de los Principia Mathematica de Isaac Newton (1687) como la culminación de la Revolución Científica y el inicio de la Ilustración. Los historiadores franceses datan tradicionalmente su inicio con la muerte de Luis XIV de Francia en 1715 hasta el estallido de la Revolución Francesa en 1789. La mayoría la sitúa a principios del siglo XIX.

René descartes

La Ilustración, un movimiento filosófico que dominó en Europa durante el siglo XVIII, se centró en la idea de que la razón es la principal fuente de autoridad y legitimidad, y defendió ideales como la libertad, el progreso, la tolerancia, la fraternidad, el gobierno constitucional y la separación de la Iglesia y el Estado.
Las ideas de la Ilustración desempeñaron un papel importante a la hora de inspirar la Revolución Francesa, que comenzó en 1789 y que hizo hincapié en los derechos del hombre común, en contraposición a los derechos exclusivos de las élites. Sin embargo, los historiadores de la raza, el género y la clase social señalan que los ideales de la Ilustración no se concibieron originalmente como universales en el sentido actual de la palabra. Aunque acabaron inspirando la lucha por los derechos de las personas de color, las mujeres o las masas trabajadoras, la mayoría de los pensadores de la Ilustración no defendían la igualdad para todos, independientemente de la raza, el género o la clase, sino que insistían en que los derechos y las libertades no eran hereditarios. Esta perspectiva atacaba directamente la posición tradicionalmente excluyente de la aristocracia europea, pero seguía limitándose en gran medida a ampliar los derechos políticos e individuales de los varones blancos de determinada posición social.

El resumen de la ilustración

La época prerrevolucionaria y posrevolucionaria de la historia de Estados Unidos generó condiciones propicias para que el pensamiento de la Ilustración prosperara en un orden comparable al presenciado en las Luces europeas.      En los años prerrevolucionarios, los estadounidenses reaccionaron ante el mal gobierno del rey Jorge III, la injusticia del Parlamento (“impuestos sin representación”) y el trato explotador a manos de una potencia colonial: el Imperio inglés.    El inglés y revolucionario Thomas Paine escribió el famoso panfleto Los derechos del hombre, en el que denunciaba los abusos de sus amos ingleses sobre las colonias norteamericanas.    En los años posteriores a la revolución, toda una generación de pensadores estadounidenses fundaría un nuevo sistema de gobierno basado en principios liberales y republicanos, articulando sus ideas perdurables en documentos como la Declaración de Independencia, los Documentos Federalistas y la Constitución de Estados Unidos.
Aunque surgieron rasgos distintivos en el contexto estadounidense del siglo XVIII, gran parte de la Ilustración estadounidense tuvo continuidad con experiencias paralelas en la sociedad británica y francesa.    Cuatro temas se repiten tanto en los textos de la Ilustración europea como en los americanos: la modernización, el escepticismo, la razón y la libertad. La modernización significa que las creencias e instituciones basadas en la autoridad moral, religiosa y política absoluta (como el derecho divino de los reyes y el Antiguo Régimen) se verán cada vez más eclipsadas por las basadas en la ciencia, la racionalidad y el pluralismo religioso.    Muchos pensadores de la Ilustración -especialmente los filósofos franceses, como Voltaire, Rousseau y Diderot- se adhirieron a alguna forma de escepticismo, dudando de las apelaciones a fuerzas milagrosas, trascendentes y sobrenaturales que potencialmente limitan el alcance de la elección individual y la razón.    La razón universalmente compartida y definitiva de la naturaleza humana también se convirtió en un tema dominante en los escritos de los pensadores de la Ilustración, en particular en “¿Qué es la Ilustración?” de Immanuel Kant y en su Fundamentación de la Metafísica de la Moral.    El cuarto tema, l

Thomas hobbes

La época prerrevolucionaria y posrevolucionaria de la historia de Estados Unidos generó condiciones propicias para que el pensamiento de la Ilustración prosperara en un orden comparable al presenciado en las Luces europeas.      En los años prerrevolucionarios, los estadounidenses reaccionaron ante el desgobierno del rey Jorge III, la injusticia del Parlamento (“impuestos sin representación”) y el trato explotador a manos de una potencia colonial: el Imperio inglés.    El inglés y revolucionario Thomas Paine escribió el famoso panfleto Los derechos del hombre, en el que denunciaba los abusos de sus amos ingleses sobre las colonias norteamericanas.    En los años posteriores a la revolución, toda una generación de pensadores estadounidenses fundaría un nuevo sistema de gobierno basado en principios liberales y republicanos, articulando sus ideas perdurables en documentos como la Declaración de Independencia, los Documentos Federalistas y la Constitución de Estados Unidos.
Aunque surgieron rasgos distintivos en el contexto estadounidense del siglo XVIII, gran parte de la Ilustración estadounidense tuvo continuidad con experiencias paralelas en la sociedad británica y francesa.    Cuatro temas se repiten tanto en los textos de la Ilustración europea como en los americanos: la modernización, el escepticismo, la razón y la libertad. La modernización significa que las creencias e instituciones basadas en la autoridad moral, religiosa y política absoluta (como el derecho divino de los reyes y el Antiguo Régimen) se verán cada vez más eclipsadas por las basadas en la ciencia, la racionalidad y el pluralismo religioso.    Muchos pensadores de la Ilustración -especialmente los filósofos franceses, como Voltaire, Rousseau y Diderot- se adhirieron a alguna forma de escepticismo, dudando de las apelaciones a fuerzas milagrosas, trascendentes y sobrenaturales que potencialmente limitan el alcance de la elección individual y la razón.    La razón universalmente compartida y definitiva de la naturaleza humana también se convirtió en un tema dominante en los escritos de los pensadores de la Ilustración, en particular en “¿Qué es la Ilustración?” de Immanuel Kant y en su Fundamentación de la Metafísica de la Moral.    El cuarto tema, la libertad y los derechos, ocupó un lugar central en las teorías de la asociación política, concretamente como límites de la autoridad estatal originada antes del advenimiento de los Estados (es decir, en un estado de naturaleza) y manifestada en los contratos sociales, especialmente en el Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil de John Locke y en los borradores de la Declaración de Independencia de Thomas Jefferson.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad