abril 8, 2024

El grito cuadro original

Ansiedad

Edvard Munch (/mʊŋk/ MUUNK,[1] noruego:  [ˈɛ̀dvɑɖ ˈmʊŋk] (escuchar); 12 de diciembre de 1863 – 23 de enero de 1944) fue un pintor noruego. Su obra más conocida, El grito, se ha convertido en una de las imágenes icónicas del arte mundial.
Su infancia se vio ensombrecida por la enfermedad, el duelo y el temor a heredar una enfermedad mental que le venía de familia. Al estudiar en la Real Escuela de Arte y Diseño de Kristiania (la actual Oslo), Munch comenzó a vivir una vida bohemia bajo la influencia del nihilista Hans Jæger, que le instó a pintar su propio estado emocional y psicológico («pintura del alma»). De ahí surgió su estilo característico.
Los viajes le aportaron nuevas influencias y salidas. En París, aprendió mucho de Paul Gauguin, Vincent van Gogh y Henri de Toulouse-Lautrec, especialmente su uso del color. En Berlín conoció al dramaturgo sueco August Strindberg, a quien pintó, mientras se embarcaba en su gran canon El Friso de la Vida, que representaba una serie de temas profundos como el amor, la ansiedad, los celos y la traición, impregnados de atmósfera.

La última cena

«Kan kun være malet af en gal Mand!» («¡Sólo puede haber sido pintado por un loco!») aparece en el cuadro más famoso del artista noruego Edvard Munch, El grito. Las imágenes de infrarrojos del Museo Nacional de Noruega en Oslo han confirmado recientemente que el propio Munch escribió esta nota.
La inscripción siempre ha sido visible a simple vista, pero las imágenes infrarrojas ayudaron a distinguir más claramente la escritura de su fondo. La comparación con la letra del artista demostró entonces claramente la autoría de Munch.
«El hallazgo cierra la incógnita sobre quién fue el autor de la inscripción», afirma Mai Britt Guleng, conservadora del Museo Nacional. «La foto [de infrarrojos] ofreció una imagen clara de la frase, y esto permitió comparar sistemáticamente la escritura, que es idéntica a la de Munch. Además, el tamaño de las letras es demasiado pequeño para que alguien las haya escrito como un acto de vandalismo».
La inscripción fue advertida por primera vez en 1904, 11 años después de su creación. En aquella época, la obra se exponía en Copenhague. Los críticos asumieron que un espectador indignado había desfigurado el cuadro. La obra expresionista provocó un debate desde el principio, en el que se abordó abiertamente el estado de ánimo de Munch incluso en su presencia. El crítico de arte y director de museo Henrik Grosch escribió a principios del siglo XX que este cuadro indicaba que Munch ya no podía ser considerado «un hombre serio con un cerebro normal», opinión que compartían otros, además de Grosch.

Ver más

La sección principal de este artículo puede ser demasiado corta para resumir adecuadamente los puntos clave. Por favor, considere la posibilidad de ampliar el lead para proporcionar una visión general accesible de todos los aspectos importantes del artículo. (Noviembre de 2020)
El cuadro destaca por su tema y atmósfera enigmáticos. Algunos estudiosos han atribuido estas cualidades a los conflictos personales que Gauguin experimentó al crear esta obra de arte[2] Es una acentuación del estilo postimpresionista pionero de Gauguin.
Gauguin había sido alumno del Petit Séminaire de La Chapelle-Saint-Mesmin, en las afueras de Orleans, desde los once hasta los dieciséis años. Sus estudios incluían una clase de liturgia católica; el profesor de esta clase era el obispo de Orleans, Félix-Antoine-Philibert Dupanloup. Dupanloup había ideado su propio catecismo para los alumnos, con el fin de conducirlos hacia una adecuada reflexión espiritual sobre la naturaleza de la vida. Las tres preguntas fundamentales de este catecismo eran «¿de dónde viene la humanidad?» «¿hacia dónde va?», y «¿cómo procede la humanidad?». Aunque en su vida posterior Gauguin fue vociferantemente anticlerical, estas preguntas del catecismo de Dupanloup se habían alojado en su mente, y «¿a dónde?» se convirtió en la pregunta clave que Gauguin planteó en su arte[3][4].

Comentarios

El Grito es el nombre popular dado a una composición creada por el artista expresionista noruego Edvard Munch en 1893. El rostro agonizante del cuadro se ha convertido en una de las imágenes más icónicas del arte, considerada como símbolo de la ansiedad de la condición humana.
Munch recordaba que había salido a pasear al atardecer cuando, de repente, la luz del sol poniente tiñó las nubes de «rojo sangre». Sintió que un «grito infinito atravesaba la naturaleza». Los estudiosos han localizado el lugar en un fiordo con vistas a Oslo,[1] y han sugerido otras explicaciones para el cielo antinaturalmente anaranjado, que van desde los efectos de una erupción volcánica hasta una reacción psicológica de Munch al internamiento de su hermana en un manicomio cercano.
Munch realizó dos versiones en pintura y dos en pastel, así como una piedra litográfica de la que se conservan varios grabados. Las dos versiones pintadas han sido robadas, pero se han recuperado. Una de las versiones al pastel alcanzó el cuarto precio nominal más alto pagado por una obra de arte en una subasta pública. El título noruego es Skrik (Grito), y el alemán Der Schrei der Natur (El grito de la naturaleza)[cita requerida].