La historia me absolvera

La historia me absolvera

septiembre 15, 2021 Desactivado Por admin

La historia me absolverá rym

“La historia me absolverá” es el título de un discurso de dos horas pronunciado por Fidel Castro el 16 de octubre de 1953. Castro pronunció el discurso en su propia defensa ante el tribunal contra los cargos que se le imputaban tras dirigir un ataque al Cuartel Moncada en Cuba. Más tarde, en la cárcel, reconstruyó su alegato ante el tribunal y añadió frases y hechos que no dijo en el juicio, como “la historia me absolverá”. De hecho, sus últimas palabras pronunciadas en el juicio fueron: “la historia lo dirá definitivamente”. La historia me absolverá se publicó y se convirtió en el manifiesto de su Movimiento 26 de Julio.
Aunque fueron condenados a penas de hasta 15 años por su participación en el atentado, todos los rebeldes fueron liberados tras una amnistía concedida por Fulgencio Batista en 1955. Castro se trasladó a México, antes de regresar a Cuba en el yate Granma en diciembre de 1956[1].
Prisión Presidio Modelo en la Isla de Pinos donde los hermanos Castro fueron encarcelados. El bloque donde ellos y los demás moncadistas estuvieron encarcelados es ahora un museo. (Foto tomada en diciembre de 2005.) Castro fue llevado ante otro tribunal el 16 de octubre de 1953 para ser sentenciado. Fue aquí donde supuestamente pronunció su discurso de cuatro horas justificando sus acciones y esbozando sus planes para Cuba. Durante el juicio, la indignación pública por el trato a los prisioneros estaba disminuyendo seriamente el prestigio de Batista entre la población. Un juez local telefoneó al personal de Batista para quejarse de que éste estaba reviviendo la brutal época del ex presidente Gerardo Machado, mientras que un obispo de Santiago pidió a los tribunales que perdonaran la vida a Castro y buscó el apoyo del contingente católico de clase alta de Cuba. Aunque Castro fue condenado a reunirse con su hermano en prisión durante 15 años, el juicio lo elevó a la categoría de semi-héroe en la isla[4].

La historia me absolverá pdf

El líder revolucionario socialista cubano Fidel Castro pronunció un conmovedor discurso titulado “La historia me absolverá” este día, hace 65 años, durante su propia defensa por el asalto al Cuartel Moncada, que pretendía inspirar a los cubanos para que se unieran a la insurrección contra el dictador militar Fulgencio Batista, que había aterrorizado a la población desde 1933, cuando encabezó el derrocamiento del presidente provisional Carlos Manuel de Céspedes.
Castro, que en un principio huyó a la Sierra Maestra para evitar ser capturado, fue posteriormente detenido. En prisión, se le negó el derecho a reunirse con su abogado Jorge Pagliery en privado; su único encuentro fue supervisado por un miembro de la inteligencia militar cubana. En este contexto, Fidel decidió representarse a sí mismo.
“Cuando hablamos del pueblo no nos referimos a los sectores acomodados y conservadores de la nación, a quienes les conviene cualquier régimen represivo, cualquier dictadura, cualquier despotismo; que se arrodillan ante cualquier amo. … Lo que entendemos por “el pueblo”, cuando hablamos de la lucha, es la gran masa irredenta, que se ve engañada y traicionada, que anhela una patria mejor, más digna, más justa… que está movida por una ancestral sed de justicia porque ha sufrido la injusticia y ha sido burlada generación tras generación…”

La historia me absolverá análisis

“La historia me absolverá” es el título de un discurso de dos horas pronunciado por Fidel Castro el 16 de octubre de 1953. Castro pronunció el discurso en su propia defensa ante el tribunal contra los cargos que se le imputaban tras haber dirigido un ataque contra el Cuartel Moncada en Cuba. Más tarde, en la cárcel, reconstruyó su alegato ante el tribunal y añadió frases y hechos que no dijo en el juicio, como “la historia me absolverá”. De hecho, sus últimas palabras pronunciadas en el juicio fueron: “la historia lo dirá definitivamente”. La historia me absolverá se publicó y se convirtió en el manifiesto de su Movimiento 26 de Julio.
Aunque fueron condenados a penas de hasta 15 años por su participación en el atentado, todos los rebeldes fueron liberados tras una amnistía concedida por Fulgencio Batista en 1955. Castro se trasladó a México, antes de regresar a Cuba en el yate Granma en diciembre de 1956[1].
Prisión Presidio Modelo en la Isla de Pinos donde los hermanos Castro fueron encarcelados. El bloque donde ellos y los demás moncadistas estuvieron encarcelados es ahora un museo. (Foto tomada en diciembre de 2005.) Castro fue llevado ante otro tribunal el 16 de octubre de 1953 para ser sentenciado. Fue aquí donde supuestamente pronunció su discurso de cuatro horas justificando sus acciones y esbozando sus planes para Cuba. Durante el juicio, la indignación pública por el trato a los prisioneros estaba disminuyendo seriamente el prestigio de Batista entre la población. Un juez local telefoneó al personal de Batista para quejarse de que éste estaba reviviendo la brutal época del ex presidente Gerardo Machado, mientras que un obispo de Santiago pidió a los tribunales que perdonaran la vida a Castro y buscó el apoyo del contingente católico de clase alta de Cuba. Aunque Castro fue condenado a reunirse con su hermano en prisión durante 15 años, el juicio lo elevó a la categoría de semi-héroe en la isla[4].

La historia me absolverá resumen

“La historia me absolverá” es el título de un discurso de dos horas pronunciado por Fidel Castro el 16 de octubre de 1953. Castro pronunció el discurso en su propia defensa ante el tribunal contra los cargos que se le imputaban tras dirigir un ataque al Cuartel Moncada en Cuba. Más tarde, en la cárcel, reconstruyó su alegato ante el tribunal y añadió frases y hechos que no dijo en el juicio, como “la historia me absolverá”. De hecho, sus últimas palabras pronunciadas en el juicio fueron: “la historia lo dirá definitivamente”. La historia me absolverá se publicó y se convirtió en el manifiesto de su Movimiento 26 de Julio.
Aunque fueron condenados a penas de hasta 15 años por su participación en el atentado, todos los rebeldes fueron liberados tras una amnistía concedida por Fulgencio Batista en 1955. Castro se trasladó a México, antes de regresar a Cuba en el yate Granma en diciembre de 1956[1].
Prisión Presidio Modelo en la Isla de Pinos donde los hermanos Castro fueron encarcelados. El bloque donde ellos y los demás moncadistas estuvieron encarcelados es ahora un museo. (Foto tomada en diciembre de 2005.) Castro fue llevado ante otro tribunal el 16 de octubre de 1953 para ser sentenciado. Fue aquí donde supuestamente pronunció su discurso de cuatro horas justificando sus acciones y esbozando sus planes para Cuba. Durante el juicio, la indignación pública por el trato a los prisioneros estaba disminuyendo seriamente el prestigio de Batista entre la población. Un juez local telefoneó al personal de Batista para quejarse de que éste estaba reviviendo la brutal época del ex presidente Gerardo Machado, mientras que un obispo de Santiago pidió a los tribunales que perdonaran la vida a Castro y buscó el apoyo del contingente católico de clase alta de Cuba. Aunque Castro fue condenado a reunirse con su hermano en prisión durante 15 años, el juicio lo elevó a la categoría de semi-héroe en la isla[4].