enero 22, 2022
Desarrollo de los niños

Desarrollo de los niños

Por qué es importante el desarrollo infantil

Jugar es una forma natural y divertida de que los niños se mantengan activos, se mantengan bien y sean felices. El juego libremente elegido ayuda al desarrollo saludable de los niños y jóvenes. Para tener una buena salud física y mental y aprender habilidades para la vida, necesitan varias oportunidades de juego no estructurado desde el nacimiento hasta la adolescencia.
Es importante que den a sus hijos tiempo, libertad y elección para jugar. Si un adulto toma todas las decisiones sobre cómo, qué y cuándo juega su hijo, éste no disfrutará de sus experiencias de juego.
Los niños suelen querer crear retos e incertidumbre en sus juegos. Mediante el juego arriesgado y desafiante, los niños se ponen a prueba y descubren sus propios límites. Aprenden a lidiar con el riesgo a través del juego y pueden utilizar estas mismas habilidades más adelante en la vida.
No utilices los dispositivos digitales para distraer a tus hijos o mantenerlos callados. Hable con sus hijos, juegue con ellos o miren juntos un libro. Participe en el tiempo de pantalla de sus hijos y hable de su actividad en línea.
Qué hacer a continuaciónPara consultas o asesoramiento sobre certificados de nacimiento, defunción, matrimonio y pareja de hecho, así como para investigaciones, póngase en contacto con la General Register Office Northern Ireland (GRONI) por correo electrónico [email protected]

Tabla de etapas del desarrollo infantil 0-16 años

Las 5 Áreas de Desarrollo es un modelo práctico que cambia el enfoque de la educación para que sea más holístico. El objetivo es mostrar que la educación debe ayudar a los alumnos a actualizar su potencial en las áreas cerebral, emocional, física, social y espiritual para ayudarles a convertirse en miembros constructivos y contributivos de sus comunidades.
En una época de cambios sin precedentes, especialmente derivados del rápido progreso tecnológico, ¿qué podemos hacer para garantizar que los alumnos tengan las competencias necesarias para tener éxito en todos los ámbitos de su vida? ¿Cómo será el futuro? ¿Para qué estamos preparando a nuestros alumnos?
Las Cinco Áreas de Desarrollo es un enfoque holístico del aprendizaje que se esfuerza por romper los silos en la educación y asegurar el desarrollo de un alumno en las Cinco Áreas de Desarrollo – Cerebral, Emocional, Físico, Social y Espiritual. A través de este proceso de desarrollo, esperamos inspirar a nuestros alumnos y dotarles de las habilidades y los procesos que les ayudarán a desenvolverse en los nuevos contenidos y retos que el futuro pueda presentar.

Etapas de desarrollo de los niños

El cambio en el desarrollo puede producirse como resultado de procesos controlados genéticamente, conocidos como maduración,[2] o como resultado de factores ambientales y del aprendizaje, pero lo más habitual es que se produzca una interacción entre ambos. También puede ocurrir como resultado de la naturaleza humana y de la capacidad humana de aprender del entorno.
Existen varias definiciones de los períodos en el desarrollo de un niño, ya que cada período es un continuo con diferencias individuales en cuanto a su inicio y finalización. Algunos periodos de desarrollo relacionados con la edad y ejemplos de intervalos definidos son: recién nacido (de 0 a 4 semanas); bebé (de 4 semanas a 1 año); niño pequeño (de 12 a 24 meses); niño en edad preescolar (de 2 a 5 años); niño en edad escolar (de 6 a 13 años); adolescente (de 14 a 19 años)[3].
Los padres desempeñan un papel importante en las actividades, la socialización y el desarrollo del niño. Tener varios padres puede añadir estabilidad a la vida del niño y, por tanto, fomentar un desarrollo saludable[5] Otro factor que influye en el desarrollo de los niños es la calidad de su cuidado. Los programas de cuidado infantil pueden ser beneficiosos para el desarrollo infantil, como la capacidad de aprendizaje y las habilidades sociales[6].

Los años más importantes del desarrollo infantil

El cerebro de los niños se construye, momento a momento, mientras interactúan con su entorno. En los primeros años de vida se forman más de un millón de conexiones neuronales por segundo, un ritmo que nunca se repite. La calidad de las experiencias tempranas de un niño marca una diferencia decisiva en el desarrollo de su cerebro, proporcionando bases sólidas o débiles para el aprendizaje, la salud y el comportamiento a lo largo de la vida.
La primera infancia ofrece una oportunidad decisiva para configurar la trayectoria del desarrollo integral del niño y sentar las bases de su futuro. Para que los niños alcancen todo su potencial, como es su derecho humano, necesitan atención sanitaria y nutrición, protección contra los daños y una sensación de seguridad, oportunidades de aprendizaje temprano y una atención receptiva -como hablar, cantar y jugar- con padres y cuidadores que los quieran. Todo esto es necesario para nutrir el cerebro en desarrollo y alimentar el cuerpo en crecimiento.
Para muchos millones de los niños más desfavorecidos del mundo -como los que viven en la pobreza o se ven afectados por conflictos y crisis, los niños que se desplazan, los que pertenecen a comunidades que sufren discriminación y los niños con discapacidades- a menudo perdemos esta oportunidad.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad