enero 24, 2022
Que es la encefalitis

Que es la encefalitis

Síntomas de encefalitis en adultos

Cada año se notifican varios miles de casos de encefalitis a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Pero los expertos en salud creen que hay muchos más casos que no se notifican porque los síntomas varían y pueden ser leves.
La mayoría de los niños con encefalitis necesitan atención en un hospital, normalmente en una unidad de cuidados intensivos (UCI). Los médicos vigilan la tensión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y los fluidos corporales para evitar una mayor inflamación del cerebro.
Muchas personas con encefalitis se recuperan completamente. En algunos casos, la inflamación del cerebro puede causar problemas duraderos, como dificultades de aprendizaje, problemas de habla, pérdida de memoria o falta de control muscular. La logopedia, la fisioterapia o la terapia ocupacional pueden ayudar en estos casos.
La encefalitis no se puede prevenir, pero sí se pueden evitar las enfermedades que la provocan. Las vacunas protegen a los niños de muchas enfermedades infantiles comunes. Por lo tanto, sigue el calendario de vacunación recomendado por tu médico. Los niños también deben evitar el contacto con cualquier persona que ya tenga encefalitis.

Tratamiento de la encefalitis

Nuestras hojas informativas están diseñadas como introducciones generales a cada tema y pretenden ser concisas. En la sección Contactos útiles se enumeran las fuentes de apoyo e información más detallada. La encefalitis afecta a cada persona de forma diferente y debe hablar con su médico o especialista para que le aconseje de forma individual.
La encefalitis es una inflamación (hinchazón) del cerebro. La inflamación suele estar causada por una infección de un virus. También puede estar causada por problemas del sistema inmunitario y, con menor frecuencia, por infecciones bacterianas o fúngicas. La inflamación puede afectar a una zona del cerebro o a varias zonas diferentes. La infección y la inflamación pueden ser de leves a graves.
La encefalitis es poco frecuente y afecta a unas 4.000 personas al año en el Reino Unido. Sólo algunos virus tienen la capacidad de afectar a los nervios y acceder al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal). Lo hacen a través de la barrera hematoencefálica, que suele filtrar la sangre e impedir que las partículas nocivas lleguen al cerebro. En la mayoría de los casos, la infección por uno de estos virus no provoca encefalitis.

Qué causa la encefalitis

La encefalitis es una inflamación del cerebro[5]. La gravedad puede ser variable, con síntomas que incluyen disminución o alternancia de la conciencia, dolor de cabeza, fiebre, confusión, rigidez de cuello y vómitos[1][6]. Las complicaciones pueden incluir convulsiones, alucinaciones, problemas para hablar, problemas de memoria y problemas de audición[1].
Las causas de la encefalitis incluyen virus como el del herpes simple y el de la rabia, así como bacterias, hongos o parásitos[1][2] Otras causas son las enfermedades autoinmunes y ciertos medicamentos[2] En muchos casos la causa sigue siendo desconocida[2] Los factores de riesgo incluyen un sistema inmunitario débil[2] El diagnóstico suele basarse en los síntomas y se apoya en análisis de sangre, imágenes médicas y análisis del líquido cefalorraquídeo[2].
Algunos tipos se pueden prevenir con vacunas.[5] El tratamiento puede incluir medicamentos antivirales (como el aciclovir), anticonvulsivos y corticosteroides.[1] El tratamiento suele ser hospitalario.[1] Algunas personas requieren respiración artificial.[1] Una vez controlado el problema inmediato, puede ser necesaria la rehabilitación.[2] En 2015, se estimó que la encefalitis afectó a 4,3 millones de personas y provocó 150.000 muertes en todo el mundo.[3][4]

La vida después de la encefalitis

La encefalitis es una inflamación de los tejidos activos del cerebro causada por una infección o una respuesta autoinmune. La inflamación hace que el cerebro se hinche, lo que puede provocar dolor de cabeza, rigidez de cuello, sensibilidad a la luz, confusión mental y convulsiones.
La encefalitis afecta a entre 10 y 15 personas por cada 100.000 cada año, y sólo en la última década se han diagnosticado más de 250.000 pacientes en EE.UU. La enfermedad puede afectar a cualquier persona, pero es más frecuente en personas jóvenes.
La encefalitis puede estar causada por infecciones o por enfermedades autoinmunes en las que las respuestas inmunitarias del propio organismo atacan al cerebro. Incluso con pruebas exhaustivas, la causa específica de la encefalitis sigue siendo desconocida en un 30%-40% de los casos.
Es probable que los casos de encefalitis sigan aumentando a medida que se reconozcan más causas autoinmunes. Las infecciones emergentes, como los virus Zika, chikungunya y Powassan, también pueden contribuir a esta tendencia.
La encefalitis infecciosa suele estar causada por una infección vírica. Las vacunas contra el sarampión, las paperas, la rubeola y la varicela han reducido la tasa de encefalitis por estas enfermedades, pero otros virus pueden causar encefalitis. Las causas más comunes de encefalitis viral son el virus del herpes simple tipo 1 y 2, el virus de la varicela zoster y los enterovirus, que causan enfermedades gastrointestinales.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad