junio 6, 2024

Biografia de severo ochoa

Biografia de severo ochoa

Citas de severo ochoa

La larga y distinguida carrera de Severo Ochoa como bioquímico es paralela al desarrollo del campo en el tiempo y la geografía. Sus trabajos y publicaciones abarcaron siete décadas y dos continentes. Ochoa trabajó en las ciudades donde la actividad científica alcanzaba su mayor intensidad: Berlín, Heidelberg, Oxford, San Luis y Nueva York. Fue titular de más de 30 doctorados honoríficos, publicó más de 200 artículos científicos y recibió numerosos premios. En 1959 Ochoa y Arthur Kornberg recibieron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina «por sus descubrimientos de los mecanismos de la síntesis biológica de los ácidos ribonucleico y desoxirribonucleico».
Las investigaciones de Ochoa versaron principalmente sobre los procesos enzimáticos en la oxidación y síntesis biológica y la transferencia de energía. Contribuyó en gran medida al conocimiento de los pasos básicos del metabolismo de los carbohidratos y los ácidos grasos, la utilización del dióxido de carbono y la biosíntesis de los ácidos nucleicos. Sus trabajos en 1955 sobre la polinucleótido fosforilasa (PNPasa), una enzima que cataliza la polimerización de los polirribonucleótidos, le valieron el Premio Nobel. Su contribución al desciframiento del código genético le situó como científico de vanguardia en la biología molecular durante la década de 1960.

Severo ochoa nacionalidad

Severo Ochoa de Albornoz (español: [seˈβeɾo oˈtʃoa ðe alβoɾˈnoθ]; 24 de septiembre de 1905 – 1 de noviembre de 1993) fue un médico y bioquímico español, ganador del Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1959 junto con Arthur Kornberg[1][3][4].
Ochoa nació en Luarca (Asturias), España. Su padre era Severo Manuel Ochoa (del que recibió el nombre), abogado y empresario, y su madre Carmen de Albornoz. Ochoa era sobrino de Álvaro de Albornoz (Presidente de la Segunda República Española en el exilio, 1947-1951), y primo de la poeta y crítica Aurora de Albornoz. Su padre murió cuando Ochoa tenía siete años, y él y su madre se trasladaron a Málaga, donde cursó desde la escuela primaria hasta el instituto. Su interés por la biología se vio estimulado por las publicaciones del neurólogo español y premio Nobel Santiago Ramón y Cajal. En 1923 ingresó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Madrid, donde esperaba trabajar con Cajal, pero éste se retiró. Estudió con el padre Pedro Arrupe, y Juan Negrín fue su profesor[cita requerida].

Descubrimiento de severo ochoa

El 24 de septiembre de 1905 nació el físico y bioquímico español Severo Ochoa de Albornoz. Ochoa recibió el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1959 junto con Arthur Kornberg por su descubrimiento de los mecanismos de la síntesis biológica del ácido ribonucleico y del ácido desoxirribonucleico.
Ochoa pasó el verano de 1927 en Glasgow trabajando con D. Noel Paton, Catedrático Regio de Fisiología, trabajando en el metabolismo de la creatina y mejorando sus conocimientos de inglés[4]. Durante el verano perfeccionó aún más el procedimiento de ensayo y a su regreso a España, él y Valdecasas presentaron un artículo describiendo el trabajo al Journal of Biological Chemistry, donde fue rápidamente aceptado, marcando el inicio de la carrera de Ochoa en la bioquímica. Ochoa terminó su doctorado en el verano de 1929 y se interesó por salir al extranjero para adquirir más experiencia en investigación, tras recibir una invitación para unirse al laboratorio de Otto Meyerhof en el Instituto Kaiser Wilhelm de Biología en Berlín-Dahlem en 1929, un «semillero» de la disciplina de la bioquímica en rápida evolución, donde Ochoa conoció e interactuó con científicos como Otto Warburg, Carl Neuberg, Einar Lundsgaard y Fritz Lipmann.

Dónde vivía severo ochoa

Severo Ochoa obtuvo el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1959 por sus observaciones sobre el mecanismo de síntesis del ácido nucleico, que arrojaron luz sobre cómo se replican los virus de ARN. Centró gran parte de sus investigaciones en el comportamiento de las enzimas en el metabolismo basal y en el papel del dióxido de carbono en la oxidación biológica. Recibió la Medalla Nacional de la Ciencia en 1979.
Ochoa estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad de Madrid. Aceptó una plaza de profesor de fisiología en la Universidad de Madrid en 1931. Viajó a Londres, al Instituto Nacional de Investigaciones Médicas, donde comenzó a investigar sobre las enzimas. En 1934 fue profesor de fisiología y bioquímica y, posteriormente, jefe de la División de Fisiología del Instituto de Investigaciones Médicas de Madrid. En 1942 se trasladó a Estados Unidos, donde se incorporó al cuerpo docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis como instructor e investigador asociado en farmacología. A continuación se trasladó a la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, donde fue profesor adjunto de bioquímica, profesor de farmacología y presidente del Departamento de Bioquímica.