julio 9, 2024

Centro documental de la memoria histórica de salamanca

Los illuminati descifrados por sadhguru

Los orígenes del Archivo de la Guerra Civil, y la decisión de albergar dichos documentos en Salamanca, se remontan a la década de 1930. El Estado franquista decretó, el 13 de septiembre de 1936, que «todos los bienes y documentos pertenecientes a los partidos y organizaciones políticas citadas, así como cualesquiera otras que se opusieran al movimiento nacional, pasarían a ser propiedad del Estado»[1] La definición de organizaciones opuestas al régimen era bastante amplia, como demuestra el hecho de que el archivo incluya material relacionado con la masonería;[2] los masones eran uno de los grupos vistos con recelo por Franco y la pertenencia a ellos conllevaba pena de cárcel[3].
Con la democratización de España, la finalidad del Archivo cambió. En 2007 el Archivo pasó a formar parte del Centro Documental de la Memoria Histórica, creado por la Ley de Memoria Histórica[4] La «memoria histórica», en este contexto, se refiere a la superación de la Guerra Civil en España y al gobierno del Caudillo Francisco Franco. El Centro incluye material de los años 30 a los 70.

¡live चमत्कार ! यीशु मसीह के पैरो से निकल रहा है पानी

El Centro Documental de la Memoria Histórica, ubicado en la ciudad de Salamanca, es un rico fondo documental que puede ser utilizado por los ciudadanos directamente, consultando los documentos originales o indirectamente solicitando la información que necesiten a través del centro de servicios de información. El centro realiza labores de reproducción y conservación de documentos, descripción y difusión, y con ello asegura la permanencia de esta parte del patrimonio documental de la nación y facilita el acceso público a la información que sirve para garantizar los derechos y el conocimiento del pasado histórico reciente.
MALGOSA, A.; ARMENTANO, N.; GALTÉS, I.; JORDANA, X.; SUBIRANA, M.; GASSIOT, E.; LUNA, M.; LALUEZA, C. y SOLÉ, Q. (2010) La antropología forense al servicio de la justicia y la historia: las fosas de la Guerra Civil

Moorilla hobart international – open de australia

El Centro Documental de la Memoria Histórica, con sede en Salamanca, es un centro de titularidad y gestión estatal dependiente de la Subdirección de Archivos Nacionales. Entre sus funciones, se encuentran las siguientes:
– Recuperar, organizar, conservar y difundir los fondos archivísticos y las fuentes secundarias sobre la Guerra Civil, la Dictadura de Franco, la resistencia guerrillera a la misma, el exilio, el internamiento de los españoles en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial y la transición española a la democracia.
El objetivo de esta web es ofrecer una guía, tanto al público en general como a los investigadores, de los museos de política y violencia europeos, de los contenidos que ofrecen y de los temas que no están suficientemente representados. Esta web quiere ayudarnos a repensar las realidades, carencias y posibilidades de la Historia Pública en Europa.

Congreso de la jurisdicción universal

El Consejo de Ministros de España aprobó el martes una nueva ley de Memoria Democrática, que buscará reparar a las víctimas de la Guerra Civil (1936-1939) y evitar que se enaltezca la figura del dictador Francisco Franco.
La nueva ley, que ahora debe tramitar el Parlamento español, da un paso más respecto a la Ley de Memoria Histórica de 2007 porque penaliza los actos que humillen a las víctimas y exalten el golpe de Estado de 1936, la guerra o la dictadura.
La ley promueve la creación de un banco nacional de ADN y un centro de documentación en Salamanca para localizar los restos de las víctimas del Franquismo. Además, la nueva ley nombra un fiscal especial para investigar los crímenes cometidos contra los ciudadanos por la extrema derecha española desde la Guerra Civil.
La nueva normativa obligará a los gobiernos españoles a asumir los costes de la exhumación de fosas y a resignificar monumentos en honor al dictador Franco como el del Valle de los Caídos de Madrid.
Entre 1936 y 1939, anarquistas, socialistas y comunistas leales al gobierno del Frente Popular de la Segunda República Española se alzaron en armas contra una alianza de monárquicos, fascistas y conservadores dirigida por el general Francisco Franco, que contaba con el apoyo de la Iglesia católica.