El atlas de las nuves

El atlas de las nuves

septiembre 15, 2021 Desactivado Por admin

Cúmulos

Las nubes desempeñan un papel fundamental en las previsiones y avisos meteorológicos. Contribuyen a impulsar el ciclo del agua y todo el sistema climático. A lo largo de la historia, han inspirado a artistas, poetas, músicos, fotógrafos e innumerables aficionados.
Las nubes de nivel alto suelen tener una base por encima de los 5 000 metros (16 500 pies); las nubes de nivel medio tienen una base que suele estar entre los 2 000 y los 7 000 m (6 500 a 23 000 pies); y las nubes de nivel bajo suelen tener su base a un máximo de 2 000 m (6 500 pies).
Los 10 géneros se subdividen en “especies”, que describen la forma y la estructura interna, y “variedades”, que describen la transparencia y la disposición de las nubes. En total hay unas 100 combinaciones.
Mención especial merece la Asperitas (del latín, que significa ondulación y aspereza) -una formación dramática que parece una superficie marina rugosa- que ha cautivado la imaginación del público en los últimos años. Esta nube se incluye en el atlas como “característica suplementaria”.

Wikipedia

El Atlas Internacional de Nubes, o simplemente el Atlas de Nubes, es un atlas de nubes que se publicó por primera vez en 1896[1] y que se ha mantenido impreso desde entonces. Sus objetivos iniciales eran ayudar a la formación de los meteorólogos y promover un uso más coherente del vocabulario que describe las nubes, ambos importantes para las primeras previsiones meteorológicas. La primera edición incluía láminas en color de fotografías en color, que por aquel entonces era una tecnología muy nueva, pero que destacaba por ser cara. Se han publicado numerosas ediciones posteriores.
La publicación de la primera edición fue organizada por Hugo Hildebrand Hildebrandsson, Albert Riggenbach y Léon Teisserenc de Bort, miembros de la Comisión de Nubes del Comité Meteorológico Internacional, también conocido como Organización Meteorológica Internacional (ahora Organización Meteorológica Mundial)[1]. Por lo tanto, tenía páginas de título separadas en cada idioma y se conoce también por sus títulos alternativos Atlas international des nuages e Internationaler Wolkenatlas. Estos fueron seleccionados por la Comisión de Nubes, que también incluía a Julius von Hann, Henrik Mohn y Abbott Lawrence Rotch[2].

Clasificación de nubes wmo

La Organización Meteorológica Mundial está avanzando en un importante proyecto de revisión y actualización del Atlas Internacional de Nubes. El objetivo es elaborar un producto fácil de usar, basado en la tecnología digital, que sea una fuente de referencia autorizada, completa y actualizada, y que además sea interesante y accesible para un amplio público.
Durante el Congreso Meteorológico Mundial se presentaron los avances en la actualización del Atlas Internacional de Nubes, así como las propuestas para reconocer nuevas nubes, incluidas las producidas por actividades humanas como la aviación.
El Atlas Internacional de Nubes se desarrolló como un documento de referencia estandarizado para los sistemas de observación operativa, en los que se basan las previsiones meteorológicas y las predicciones climáticas a largo plazo. Es una importante herramienta de formación para los meteorólogos, así como para los que trabajan en la aviación y en el mar.
“El público objetivo sigue siendo principalmente los observadores profesionales, pero también tiene un interés más amplio para el público en general”, dijo George Anderson, de la Met Office y la Royal Meteorological Society del Reino Unido.

Ver más

Un atlas de nubes es una clave pictórica (o un atlas) de la nomenclatura de las nubes. Los primeros atlas de nubes fueron un elemento importante en la formación de los meteorólogos y en la predicción del tiempo, y el autor de un atlas de 1923 afirmó que “el creciente uso del aire como medio de transporte requerirá y conducirá a un conocimiento detallado de todos los secretos de la formación de nubes”[1].
En 1896 se celebró otra Conferencia Meteorológica Internacional, y junto con ella se publicó el primer Atlas Internacional de Nubes. Fue un triunfo político y técnico, y un estándar de facto inmediato. La fotografía científica de las nubes requería varios avances técnicos, como películas más rápidas (exposiciones más cortas), color y suficiente contraste entre las nubes y el cielo. Fue Albert Riggenbach quien descubrió cómo aumentar el contraste utilizando un prisma Nicol para filtrar la luz polarizada. Otros aprendieron a conseguir resultados similares utilizando espejos o superficies lacustres, y fotografiando selectivamente en determinadas partes del cielo[3].