octubre 17, 2021

El espiritu de la colmena

De nuevo en españa

El espíritu de la colmena es una película dramática española de 1973 dirigida por Víctor Erice. La película fue el debut de Erice y se considera una obra maestra del cine español[1]. La película se centra en una joven llamada Ana y su fascinación por la película de terror estadounidense de 1931 Frankenstein, y también explora su vida familiar y su escolarización.
Muchos han señalado el simbolismo presente a lo largo de la película, como una elección artística, y una forma en que Erice evitó a los censores. A pesar de la censura en España, que estaba bajo el régimen de Franco en el momento de su realización y estreno, la película consigue retratar simbólicamente la vida española bajo el régimen de Franco. Y aunque los censores se alarmaron por algunos de los contenidos sugestivos de la película sobre el régimen fascista, permitieron que se estrenara en España, basándose en su éxito en el extranjero, y en la suposición de que la mayoría del público no tendría ningún interés real en ver “una película de ritmo lento, con una trama escasa y ‘arty'”[2].
El trabajo de Erice en la película influiría en el trabajo de Guillermo del Toro en sus propias películas El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, especialmente en la idea recurrente de los niños que creen y actúan en creencias sobre mundos imaginarios en este periodo de la historia de España[2].

1900

El espíritu de la colmena es una película dramática española de 1973 dirigida por Víctor Erice. La película fue el debut de Erice y se considera una obra maestra del cine español[1]. La película se centra en una joven llamada Ana y su fascinación por la película de terror estadounidense de 1931 Frankenstein, y también explora su vida familiar y su escolarización.
Muchos han señalado el simbolismo presente a lo largo de la película, como una elección artística, y una forma en que Erice evitó a los censores. A pesar de la censura en España, que estaba bajo el régimen de Franco en el momento de su realización y estreno, la película consigue retratar simbólicamente la vida española bajo el régimen de Franco. Y aunque los censores se alarmaron por algunos de los contenidos sugestivos de la película sobre el régimen fascista, permitieron que se estrenara en España, basándose en su éxito en el extranjero, y en la suposición de que la mayoría del público no tendría ningún interés real en ver “una película de ritmo lento, con una trama escasa y ‘arty'”[2].
El trabajo de Erice en la película influiría en el trabajo de Guillermo del Toro en sus propias películas El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, especialmente en la idea recurrente de los niños que creen y actúan en creencias sobre mundos imaginarios en este periodo de la historia de España[2].

2:04observaciones sobre el arte cinematográfico: el espíritu de la colmena-una …criterioncollectionyoutube – 30 mar 2017

La sociedad humana se refleja en gran medida a través de los monstruos que creamos. Desde los albores de la propia narración, la humanidad ha transmitido cuento y cuento sobre aquello que hace ruido en la noche: el hombre lobo, el vampiro, el ser que sirve para desbaratar lo que la sociedad ha creado. Estas leyendas encarnan las ansiedades de nuestra cultura, como el miedo a lo antinatural, el miedo a los forasteros o el miedo a que algo maligno aceche cerca de casa.
Podría decirse que estos mitos no calaron del todo en el público hasta la década de 1930 en adelante. Con el estreno del emblemático Drácula de Bela Lugosi en 1931, los monstruos tomaron el mundo por asalto y, de repente, los hombres del saco, que antes existían como cuentos de advertencia, se convirtieron en estrellas rentables. El Hombre Lobo, la Momia y el Hombre Anfibio salieron de la oscuridad y se convirtieron en iconos tan omnipresentes como Bugs Bunny o Mickey Mouse. Esas bestias que antes eran material de pesadilla se transformaron en impulsores de juguetes, camisetas, cereales para el desayuno e incluso productos Pepsi en la década de 1990.

El espíritu de la banda de la colmena merchandaising

Si intentaras mantener una conversación mientras escuchas ENTERTAINMENT, DEATH, te olvidarías de lo que estabas diciendo a medida que las palabras salieran de tu boca. Es un álbum inherentemente desestabilizador, que no se adhiere a ninguna narrativa concreta. En su lugar, está fragmentado, cosido con trozos de viejos anuncios publicitarios, ráfagas de ruido y cortes de guitarra. La primera canción, “Entertainment”, comienza sonando como una demolición de automóviles, pero luego se sacude, adquiriendo la calidad de una canción de yé-yé podrida. Una sección de cuerdas surge de la suciedad; la letra es brumosa y distorsionada. “Dirigiéndose al este hacia KSMO/16-ruedas que pasan demasiado cerca/El polvo se levanta y nos traga enteros”, canta Schwartz, como si acabara de despertarse de una siesta.
Spirit of the Beehive no son incomparables, pero no suenan como nadie en su escena local. Vienen del mundo del bricolaje de Filadelfia, de los sótanos punk sin una fontanería adecuada y de las casas con grandes porches delanteros. Se juntan con gente de bandas como Palm y Body Meat. Frank Ocean es un fan. En todo caso, su sonido es menos simpático con el DIY de Filadelfia y más cercano al tipo de música que publica la Warp de Londres. En su talento para fermentar la música pop chintzy en algo rabioso y ruidoso, evocan algo así como los freaks de la electrochanson Jockstrap.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad