octubre 14, 2021

El tiempo no existe albert einstein

hay lugares en el mundo…

En la teoría de la relatividad de Albert Einstein, por ejemplo, el tiempo se entrelaza con las tres dimensiones del espacio, formando un continuo espacio-tiempo cuatridimensional, un “universo en bloque” que abarca todo el pasado, el presente y el futuro. Las ecuaciones de Einstein presentan todo en el universo en bloque como decidido desde el principio; las condiciones iniciales del cosmos determinan lo que viene después, y las sorpresas no se producen, sólo lo parecen. “Para nosotros, físicos creyentes”, escribió Einstein en 1955, semanas antes de su muerte, “la distinción entre pasado, presente y futuro es sólo una ilusión obstinadamente persistente”.
Los físicos que piensan detenidamente en el tiempo señalan los problemas que plantea la mecánica cuántica, las leyes que describen el comportamiento probabilístico de las partículas. A escala cuántica, se producen cambios irreversibles que distinguen el pasado del futuro: Una partícula mantiene estados cuánticos simultáneos hasta que se la mide, momento en el que la partícula adopta uno de los estados. Misteriosamente, los resultados de las mediciones individuales son aleatorios e imprevisibles, aunque el comportamiento de las partículas siga colectivamente patrones estadísticos. Esta aparente incoherencia entre la naturaleza del tiempo en la mecánica cuántica y su funcionamiento en la relatividad ha creado incertidumbre y confusión.

ver más

‘La filosofía del tiempo de Hume muestra la relevancia fundamental de la relación entre un observador y un objeto de referencia’. Foto de Himanshu Vyas/Hindustan Times/GettyiNo hay tiempo absolutoDos siglos antes de Einstein, Hume reconoció que el tiempo universal, independiente del punto de vista de un observador, no existeby Matias Slavov + BIO’La filosofía del tiempo de Hume muestra la relevancia fundamental de la relación entre un observador y un objeto de referencia.’ Foto de Himanshu Vyas/Hindustan Times/GettyEn 1915, Albert Einstein escribió una carta al filósofo y físico Moritz Schlick, que había compuesto recientemente un artículo sobre la teoría de la relatividad. Einstein lo elogió: “Desde el punto de vista filosófico, no parece haberse escrito nada tan claro sobre el tema”. Luego expresó su deuda intelectual con “Hume, cuyo Tratado de la Naturaleza Humana había estudiado con avidez y admiración poco antes de descubrir la teoría de la relatividad”. Es muy posible que sin estos estudios filosóficos no hubiera llegado a la solución”.

carlo rovellifísico italiano

El objetivo de este artículo es ofrecer un relato legible del inmenso legado filosófico de la obra científica de Einstein. Einstein no fue un filósofo sistemático, pero su pensamiento físico tuvo consecuencias filosóficas. En su voluntad de buscar las consecuencias filosóficas de su trabajo científico, Einstein siguió los pasos de físicos como Newton, Mach, Planck y Poincaré. Einstein extrajo estas consecuencias de las situaciones problemáticas a las que le condujo su trabajo como físico. Estas consecuencias filosóficas van desde la metafísica hasta la filosofía de la física. Hasta cierto punto, pueden considerarse como respuestas a cuestiones filosóficas. Resulta especialmente interesante su visión de la naturaleza representativa de las teorías científicas, en la que la noción de restricciones desempeña un papel importante. El análisis del papel de las restricciones en la “filosofía de la ciencia” de Einstein ha sido a menudo descuidado en la literatura.
3Como Einstein filosofa en el ámbito de la teoría de la relatividad, sitúa estas cuestiones filosóficas dentro de una situación problemática científica concreta. Sus respuestas derivan su significado de esta situación problemática. La situación problemática es la cinemática de los marcos de referencia, dados los resultados de la mecánica clásica y el electromagnetismo. Históricamente, su primera preocupación fue la noción de tiempo. Cuando la teoría especial de la relatividad se generalizó a la teoría general, su segunda preocupación filosófica pasó a ser la noción de espacio, o más exactamente de espacio-tiempo, ya que Einstein había aceptado la representación cuatridimensional de Minkowski de la teoría de la relatividad. Pero en retrospectiva podemos reordenar sus preocupaciones filosóficas en un cuadro lógicamente más coherente.

la realidad no es lo que parece

La teoría general de la relatividad de Einstein estableció que el tiempo es algo físico: forma parte del espacio-tiempo, el campo gravitatorio producido por los objetos masivos. La presencia de masa deforma el espacio-tiempo, con el resultado de que el tiempo pasa más lentamente cerca de un cuerpo masivo como la Tierra.
Este efecto, aunque minúsculo en nuestro entorno, se ha confirmado en experimentos. Los relojes, por ejemplo, funcionan más rápido en las cumbres de las montañas que a nivel del mar, y más lentamente a nuestros pies que junto a nuestras cabezas. Aunque pensemos que el tiempo es un ritmo constante y metronómico con el que se desarrollan los acontecimientos del universo, se trata de una ilusión derivada de nuestra propia percepción imprecisa del tiempo. La relatividad dice que no hay un ritmo único al que se mueva el cosmos.
La ironía de la abolición del tiempo absoluto por parte de la relatividad es que este tipo de tiempo hace que nuestras otras teorías físicas básicas sigan funcionando, desde las leyes dinámicas de Newton hasta las ecuaciones que rigen la evolución del mundo cuántico.
Pero estas ecuaciones tienen su propia arruga: todas son totalmente reversibles en el tiempo, y funcionan tanto hacia atrás como hacia delante. La relatividad tampoco da una dirección al tiempo: el tiempo simplemente “es”. Esto se contradice con nuestra propia percepción, en la que el tiempo determina nuestra dirección de viaje, impulsándonos de cabeza hacia …

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad