julio 9, 2024

La increible historia del hombre menguante

Ver más

El hombre menguante es una novela de ciencia ficción del escritor estadounidense Richard Matheson, publicada en 1956[1]. Ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, titulada El increíble hombre menguante en 1957 y La increíble mujer menguante en 1981, ambas por Universal Pictures. La novela fue retitulada como El increíble hombre menguante en algunas ediciones posteriores.
Mientras está de vacaciones, Scott Carey se ve expuesto a una nube de spray radiactivo poco después de ingerir accidentalmente un insecticida. La radiactividad actúa como catalizador del aerosol de insectos, lo que hace que su cuerpo se encoja a un ritmo de aproximadamente 3,6 mm (1⁄7 pulgadas) por día. Unas semanas después, Carey ya no puede negar la verdad: no sólo está perdiendo peso, sino que también es más bajo de lo que era y deduce, para su consternación, que su cuerpo seguirá encogiéndose.
La anormal disminución del tamaño de su cuerpo le acarrea al principio burlas y mofas por parte de los jóvenes de la zona, y luego provoca fricciones en su matrimonio y en su vida familiar, ya que pierde el respeto que su familia le tiene por su decreciente estatura física. Finalmente, a medida que el encogimiento continúa, empieza a amenazar también la vida de Carey; con 18 cm de altura, se ve obligado a salir a la calle, donde es atacado por un gorrión en su jardín; el conflicto lo lleva a través de una ventana al sótano de su casa.

El increíble hombre menguante (película completa de 1957)

El hombre menguante es una novela de ciencia ficción del escritor estadounidense Richard Matheson, publicada en 1956.[1] Ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, con el título de El increíble hombre menguante en 1957 y La increíble mujer menguante en 1981, ambas por Universal Pictures. La novela fue retitulada como El increíble hombre menguante en algunas ediciones posteriores.
Mientras está de vacaciones, Scott Carey se ve expuesto a una nube de spray radiactivo poco después de ingerir accidentalmente un insecticida. La radiactividad actúa como catalizador del aerosol de insectos, lo que hace que su cuerpo se encoja a un ritmo de aproximadamente 3,6 mm (1⁄7 pulgadas) por día. Unas semanas después, Carey ya no puede negar la verdad: no sólo está perdiendo peso, sino que también es más bajo de lo que era y deduce, para su consternación, que su cuerpo seguirá encogiéndose.
La anormal disminución del tamaño de su cuerpo le acarrea al principio burlas y mofas por parte de los jóvenes de la zona, y luego provoca fricciones en su matrimonio y en su vida familiar, ya que pierde el respeto que su familia le tiene por su decreciente estatura física. Finalmente, a medida que el encogimiento continúa, empieza a amenazar también la vida de Carey; con 18 cm de altura, se ve obligado a salir a la calle, donde es atacado por un gorrión en su jardín; el conflicto lo lleva a través de una ventana al sótano de su casa.

2:35el increíble hombre menguante 1957 monólogo finalpaulo capellayoutube – 14 jun 2017

El hombre menguante es una novela de ciencia ficción del escritor estadounidense Richard Matheson, publicada en 1956,[1] que ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, con el título de El increíble hombre menguante en 1957 y La increíble mujer menguante en 1981, ambas por Universal Pictures. La novela fue retitulada como El increíble hombre menguante en algunas ediciones posteriores.
Mientras está de vacaciones, Scott Carey se ve expuesto a una nube de spray radiactivo poco después de ingerir accidentalmente un insecticida. La radiactividad actúa como catalizador del aerosol de insectos, lo que hace que su cuerpo se encoja a un ritmo de aproximadamente 3,6 mm (1⁄7 pulgadas) por día. Unas semanas después, Carey ya no puede negar la verdad: no sólo está perdiendo peso, sino que también es más bajo de lo que era y deduce, para su consternación, que su cuerpo seguirá encogiéndose.
La anormal disminución del tamaño de su cuerpo le acarrea al principio burlas y mofas por parte de los jóvenes de la zona, y luego provoca fricciones en su matrimonio y en su vida familiar, ya que pierde el respeto que su familia le tiene por su decreciente estatura física. Finalmente, a medida que el encogimiento continúa, empieza a amenazar también la vida de Carey; con 18 cm de altura, se ve obligado a salir a la calle, donde es atacado por un gorrión en su jardín; el conflicto lo lleva a través de una ventana al sótano de su casa.

Richard matheson

Para algunos escritores, las ideas más extravagantes suelen provenir de fuentes inesperadamente mundanas. Stephen King se inspiró para escribir su claustrofóbico cuento La niebla durante un viaje a su supermercado local. A John Wyndham se le ocurrió la idea de la planta asesina en el corazón de El día de los trífidos cuando vio una vegetación que se agitaba amenazadoramente con la brisa.
El autor Richard Matheson, por su parte, se inspiró para escribir su novela de 1956, El hombre menguante, al ver una escena aparentemente incidental del musical de 1953, Let’s Do It Again.  Un momento en el que el actor Ray Milland se pone un sombrero ajeno, que cae sobre sus orejas, hizo que Matheson se preguntara: ¿qué pasaría si un hombre empezara a encoger de estatura, de modo que su propia ropa dejara de quedarle bien?
Esta simple pregunta fue la base de una de las mejores novelas de ciencia ficción de los años 50, que supo captar la cambiante política de género de la posguerra y plasmar el subtexto en una historia breve y bellamente contada sobre el tamaño cada vez menor de un personaje.  Ese personaje, Scott Carey, es uno de los más convincentes de la literatura de ciencia ficción. Tras una breve pero devastadora exposición a una nube atómica (la culpable de casi todos los desastres de la ciencia ficción de los 50), el cuerpo de Carey comienza a encogerse a razón de un séptimo de pulgada por día.