abril 8, 2024

Man ray obras de arte

Raoul hausmann

El resultado habitual es una imagen de sombra negativa que muestra variaciones de tono que dependen de la transparencia de los objetos utilizados. Las zonas del papel que no han recibido luz aparecen blancas; las expuestas durante menos tiempo o a través de objetos transparentes o semitransparentes aparecen grises,[1] mientras que las zonas totalmente expuestas son negras en la impresión final.
La técnica se denomina a veces fotografía sin cámara[2][3][4] y fue utilizada por Man Ray en su exploración de las rayografías. Otros artistas que han experimentado con la técnica son László Moholy-Nagy, Christian Schad (que las llamó «Schadographs»), Imogen Cunningham y Pablo Picasso[5].
El fenómeno de la sombra siempre ha despertado la curiosidad humana y ha inspirado la representación artística, tal y como recoge Plinio el Viejo,[17] y diversas formas de juego de sombras desde el primer milenio a.C.[18][19] El fotograma, en esencia, es un medio por el que se puede capturar y preservar automáticamente la caída de la luz y la sombra sobre una superficie[20][3] Para ello se necesitaba una sustancia que reaccionara a la luz, y desde el siglo XVII se observaron o descubrieron progresivamente reacciones fotoquímicas en sales de plata, hierro, uranio y cromo. En 1725, Johann Heinrich Schulze fue el primero en demostrar un efecto fotográfico temporal en sales de plata, confirmado por Carl Wilhhelm Scheele en 1777,[21] quien descubrió que la luz violeta era la que provocaba la mayor reacción en el cloruro de plata. Humphry Davy y Thomas Wedgewood informaron[22] de que habían producido imágenes a partir de plantillas sobre cuero y papel, pero no tenían medios para fijarlas[23] y algunas sustancias orgánicas responden a la luz, como se demuestra en las quemaduras solares (un efecto utilizado por Dennis Oppenheim en su posición de lectura de 1970 para las quemaduras de segundo grado) y la fotosíntesis (con la que Lloyd Godman forma imágenes[24]).

Hans arp

«Pinto lo que no se puede fotografiar, lo que viene de la imaginación o de los sueños, o de un impulso inconsciente. Fotografío las cosas que no deseo pintar, las cosas que ya tienen una existencia». 3 de 10
«Independientemente de la forma en que se presente finalmente, el objeto pretende divertir, animar, aburrir, hacer reflexionar, pero nunca despertar la admiración por la perfección técnica que suele exigir una obra de arte. Yo digo que el mundo está lleno de artesanos extraordinarios, pero sólo hay unos pocos soñadores prácticos» 9 de 10
«La obra de Man Ray surgió en una época en la que los fotógrafos pintaban con luz. Hay una quietud en su fotografía de moda… Sus mujeres nunca miran a la cámara. Parecen no estar en ningún espacio o lugar en particular. Parecen desprendidas del mármol». 10 de 10

Ver más

Pulverizado: Entrevista con Peter StevensAprovechando las cualidades gestuales, imprevisibles y proyectiles de la pintura en spray, los artistas la han reutilizado como alternativa al pincel para crear texturas nebulosas, goteos, charcos y textos tipo grafiti. Peter Stevens comenta con Alison McDonald esta historia de la pintura en spray como medio artístico.
Esta exposición, cuyo título se traduce en Arcimboldo Face to Face, invita a los visitantes a explorar el vocabulario intemporal del pintor del siglo XVI Giuseppe Arcimboldo (c. 1527-1593). La muestra demuestra cómo su obra ha influido en la historia del arte durante más de cuatro siglos a través del trabajo de 130 artistas, entre los que se encuentran obras de Francis Bacon, Glenn Brown, Alex Israel, Ewa Juszkiewicz, Roy Lichtenstein, Man Ray, Pablo Picasso, Auguste Rodin y Ed Ruscha.
Esta exposición presenta más de cien obras de la colección intensamente personal de Sylvio Perlstein, que recorre los artistas y las tendencias que han definido la naturaleza vanguardista, compleja y experimental del arte del siglo XX. Se incluyen obras de Jean-Michel Basquiat, Duane Hanson, Roy Lichtenstein, Man Ray, Brice Marden, Ed Ruscha, Rudolf Stingel, Cy Twombly y Andy Warhol.

Marcel duchamp

La década de los años 20 se suele denominar como los años «locos». Este adjetivo no viene de cualquier parte, sino que se refiere a un mundo nuevo en ciernes. El trauma de la primera guerra mundial vino acompañado de intensas privaciones, enfermedades y muerte. También es sinónimo de innovación, revolución y explosión de fronteras. Este contexto y la incomprensión de la población alimentan a toda la vanguardia artística, de la que los dadaístas y los surrealistas fueron los más hambrientos.  Man Ray nació en Filadelfia en el seno de una familia de artesanos textiles el 27 de agosto de 1890. Su verdadero nombre era Emmanuel Radnitsky y se convirtió en un pilar del arte del siglo XX.
Su pintura marcada por el dada no tuvo gran éxito en Nueva York, sino en París, donde el artista dejó sus maletas para establecerse. Rápidamente se dio a conocer y ascendió en la escena artística parisina como fotógrafo de renombre. Man Ray construye sus ideas artísticas con las grandes figuras dadaístas y surrealistas parisinas. Sus compañeros son Picabia, Duchamp, Breton, Dalí, Eluard y Tzara, entre otros.