octubre 17, 2021
Padre de pablo escobar

Padre de pablo escobar

Matar a pablo

A Phillip le dijeron que el temido “Rey de la Cocaína” era su padre sólo cuatro años antes de que Escobar muriera en un tiroteo en 1993. Pero al recordar ese momento antes de la publicación de su nuevo libro Hijo de Escobar: el primero en nacer, reveló que cuando le dijeron por primera vez la verdadera identidad de su padre biológico, ni siquiera sabía quién era. Phillip estaba en Bogotá y fue rescatado de pequeño del lado de su madre moribunda tras un dramático tiroteo. Fue adoptado por el empresario británico y agente encubierto Pat Witcomb. Su padre adoptivo llevó al joven “Phillip” a conocer a Escobar en Medellín varias veces cuando era niño, pero no sabía quién era realmente. En los últimos años ha descrito a su padre adoptivo, Witcomb, como una figura similar a la de James Bond.
El empresario ayudó a Colombia a desarrollar su primera imprenta de moneda para producir el peso. Pero Phillip se enteró más tarde de que su elegante padre espiaba en secreto para Gran Bretaña. Ya había contado al Majorca Daily News cómo los Witcomb le dieron una educación lujosa. De niño, Phillip pensaba que estar flanqueado por guardaespaldas armados y ser llevado a la escuela en un coche blindado formaba parte de una infancia normal. Recordaba a su padre como un británico desenvuelto, cuya esposa ni siquiera sabía quién era su verdadero padre.    “Se paseaba con sus trajes de Savile Row, acompañado de guardaespaldas, un auténtico James Bond”, dijo Phillip al periódico.

Sebastián marroquín

Juan Pablo Escobar Henao, su madre y su hermana Manuela Escobar huyeron primero a Mozambique y luego viajaron con visados de turista a Argentina, donde finalmente se quedaron y se convirtieron en ciudadanos en el exilio de su Colombia natal. Juan Pablo eligió el nombre “Sebastián Marroquín” de la guía telefónica y lo adoptó como su nuevo nombre ya que necesitaba una nueva identidad, declarando en una entrevista con Skavlan que las compañías aéreas se negaban a venderle con el nombre de Escobar.
Marroquín se licenció en arquitectura. Ahora vive en Palermo Soho, Buenos Aires, con su mujer y su hijo, y trabaja como arquitecto. Desde entonces se ha reunido con algunas de las víctimas de su padre. (Véase Pecados de mi padre, el documental de 2009).
Marroquín ha regresado a Colombia en dos ocasiones para visitarla: para presentar sus respetos en la tumba de su padre y para el estreno del documental. No se le permitió entrar en la Hacienda Nápoles para volver a visitar la finca de 20 kilómetros cuadrados de Escobar, a 180 kilómetros al este de Medellín, confiscada por el gobierno colombiano tras la muerte de Escobar y gestionada ahora por el municipio de Puerto Triunfo como parque público, zona de acampada y museo de los crímenes de Escobar[5].

Comentarios

Hasta ahora, creíamos que se había contado todo sobre el ascenso y la caída del narcotraficante más infame de todos los tiempos, Pablo Escobar, desde los libros hasta el cine, pasando por la serie de culto ‘Narcos’. Pero estas versiones siempre se han contado desde fuera, captando sólo la mitad de la verdad, y nunca desde la intimidad de su propia casa. Ahora, más de dos décadas después de que la caza del hombre en toda regla haya atrapado finalmente a Escobar, su hijo nos trae la dramática verdad como nunca antes.
Aquí encontramos a un hombre de contradicciones: generosidad y amor infinito por su familia; pero capaz de los actos más extremos de crueldad y violencia. En una exploración profundamente personal de su padre, vemos el mundo interior de un hombre que fue celebrado por algunos como una figura benévola de Robin Hood y por otros, como un peligroso líder de la organización mafiosa más despiadada de la historia de la humanidad, cosechando venganza y muerte sobre cualquiera que se interpusiera en su camino.
Cuando Escobar murió, su hijo, entonces adolescente, juró vengarse. Pero Escobar Jr. no tardó en reconocer que eso significaba seguir los pasos de su padre, algo que ninguno de los dos había querido nunca. Con su cambio de opinión, denunció el legado de Pablo Escobar. Esta no es ni mucho menos la historia de un niño en busca de redención, sino una impactante mirada a las consecuencias de la violencia y su intento de asumirla.

Pablo escobar madre

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Pablo Escobar” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (julio 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Pablo Emilio Escobar Gaviria (/ˈɛskəbɑːr/; 1 de diciembre de 1949 – 2 de diciembre de 1993) fue un narcotraficante y narcoterrorista colombiano fundador y único líder del Cartel de Medellín. Apodado “El rey de la cocaína”, Escobar es el criminal más rico de la historia, habiendo acumulado un patrimonio neto estimado en 30.000 millones de dólares en el momento de su muerte -equivalente a 64.000 millones de dólares en 2021- mientras su cártel de la droga monopolizaba el comercio de cocaína en Estados Unidos en la década de 1980 y principios de 1990[1][2].
En 1976, Escobar fundó el Cártel de Medellín, que distribuía cocaína en polvo, y estableció las primeras rutas de contrabando hacia Estados Unidos. La infiltración de Escobar en Estados Unidos creó una demanda exponencial de cocaína y, en la década de 1980, se calcula que Escobar dirigía envíos mensuales de 70 a 80 toneladas de cocaína al país desde Colombia. Como resultado, se convirtió rápidamente en una de las personas más ricas del mundo,[3][4] pero luchó constantemente contra los cárteles rivales dentro y fuera del país, lo que provocó masacres y asesinatos de policías, jueces, lugareños y políticos destacados,[5] convirtiendo a Colombia en la capital mundial del asesinato[6].

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad