octubre 15, 2021

Sinopsis de el renacido

Unforgiven

A finales de 1823, Hugh Glass guía a los tramperos del capitán Andrew Henry por el territorio de las actuales Dakotas. Mientras él y su hijo medio pawnee, Hawk, están cazando, el campamento de la compañía es atacado por una partida de guerra Arikara que busca recuperar a la hija secuestrada de su jefe, Powaqa. Muchos de los tramperos mueren durante la lucha, mientras que el resto escapa en un barco. Guiados por Glass, los supervivientes viajan a pie hasta Fort Kiowa, porque cree que viajar río abajo les hará vulnerables. Tras atracar, la tripulación esconde las pieles cerca de la orilla.
Mientras exploran la caza, Glass es mutilado por un oso pardo y queda al borde de la muerte. El trampero John Fitzgerald, que teme un nuevo ataque de los Arikara, argumenta que el grupo debe matar a Glass por piedad y seguir adelante. Henry está de acuerdo, pero es incapaz de apretar el gatillo; en su lugar, ofrece dinero para que alguien se quede con Glass y lo entierre después de su muerte. Cuando los únicos voluntarios son Hawk y el joven Jim Bridger, Fitzgerald acepta quedarse por dinero, para recuperar sus pérdidas por las pieles abandonadas.

The revenant imdb

El mayor Andrew Henry (c. 1775 – 10 de enero de 1832) fue un minero, oficial del ejército, hombre de frontera, trampero y empresario estadounidense. Junto a William H. Ashley, Henry fue copropietario de la exitosa Rocky Mountain Fur Company, también conocida como “Ashley’s Hundred”, por los famosos montañeros que trabajaron para su empresa entre 1822 y 1832[1] Henry aparece en el poema narrativo La canción de Hugh Glass, que forma parte del Ciclo del Oeste de Neihardt. Es retratado por John Huston en la película de 1971 El hombre en el desierto y por Domhnall Gleeson en la película de 2015 El renacido, en las que se describe el ataque del oso y el viaje de Glass.
Henry nació en o alrededor de 1775 en el condado de Fayette, en la provincia de Pensilvania, y era alto y delgado, con pelo oscuro, ojos azules y reputación de honestidad. Henry se fue a Nashville, Tennessee, a los veinte años, pero se trasladó al territorio español de la Alta Luisiana en 1800 (antes de la Compra de Luisiana), a las minas de plomo cerca de la actual Potosí, Missouri, y en 1806 compró una parte de una mina de plomo[2].

Feedback

And there they are, holding the candle to poor Glass, waiting for him to die peacefully for good. The problem is this: Fitzgerald doesn’t give a damn if Glass dies peacefully; he just wants to get back to the camp quickly, collect the money he was promised, and go far away to buy a little piece of land. So he decides to take matters into his own hands and… and, let’s say, hurry things up. But after burying Glass alive and lying to everyone about it, it turns out that Glass -who was always conscious and seeing everything that was happening around him- manages to escape by force of will and a lot of drool, gradually regaining his strength, eating what he can, sleeping in the least usual places (you’ll understand…), and thus starting his journey back to the camp with only one goal in mind: to take revenge on Fitzgerald.
The plot, despite the fact that they want to dress it up as a father-son love story, or a story of spiritual growth, is a full-fledged revenge. While it has an emotional anchor in Glass and Hawk’s relationship, that sentiment is the means to justify the end. And the end is to make him fuck Fitzgerald over. It’s as simple as that. There are a few subplots that end up not adding much, but the main fuel that drives Hugh Glass through a thousand and one is his deep desire for revenge.

Django desencadenado

Antes de que un oso pardo le arrancara un trozo de carne de la grupa y se lo lanzara a sus cachorros que chillaban, Hugh Glass no era más que un pirata de mediana edad que había abandonado el barco y había esquivado a dos tribus de caníbales para ver cómo asaban vivo a su amigo. Y entonces las cosas se volvieron realmente desagradables.
Esa es la historia, al menos. Pero no es la que se cuenta en The Revenant, la película favorita para los Oscar dirigida por Alejandro G. Inarritu, en la que el Glass de Leonardo DiCaprio es perseguido por un acantilado, recuerda a su esposa Pawnee, come hígado de búfalo crudo y, sobre todo, arrastra su cuerpo devastado por los osos pardos a lo largo de cientos de kilómetros a través de una frontera invernal, impulsado por la sed de sangre de los hombres que le dejaron morir.
Para separar la mitología de la biografía, ayuda recordar que la película se basa en parte en una obra de ficción de 2002, que a su vez se basa en parte en los tres primeros relatos escritos y en gran parte olvidados de las aventuras de Glass. Ninguno de esos autores conocía a Glass, y uno de ellos, un novelista, escribió la olvidable secuela La hija de Montecristo. Estos tipos no eran Tucídides. Pero sus relatos, así como las cartas, los testimonios, las memorias de los tramperos y una rica historia oral, son lo que queda de la vida de Glass.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad