octubre 14, 2021

Aceite de coco virgen propiedades

Usos del aceite de coco

El coco ha llegado a la tierra firme y a la corriente principal. Utilizado desde hace siglos en la medicina popular, el aceite de coco está resurgiendo en Estados Unidos. Esta guía explica para qué se utiliza, examina las afirmaciones médicas y profundiza en la producción de este aceite tropical.
Si se da una vuelta por el pasillo de los aceites de oliva en su mercado local, es posible que note una nueva adición en los estantes: El aceite de coco. El aceite de coco, que se encuentra en frascos en forma solidificada, fue en su día un paria en la dieta occidental por sus altos niveles de grasas saturadas. Sin embargo, en los últimos años, este aceite de nuez tropical ha ganado reconocimiento para su uso tópico e interno. Se ha convertido rápidamente en uno de los favoritos del mundo de la alimentación sana.
Los que confían en el aceite de coco dicen que hace algo más que hidratar la piel. Puede ayudar a perder peso y a prevenir enfermedades del corazón. Sus defensores consideran que el uso del aceite de coco en países insulares, como Sri Lanka y Filipinas, es una prueba de que ofrece muchos beneficios para la salud. Y aunque los médicos reconocen que la composición química del aceite de coco es diferente a la de otras grasas saturadas, instan a controlar el consumo de grasas y calorías.

Cómo tomar aceite de coco virgen

El aceite de coco (o manteca de coco) es un aceite comestible derivado de la mecha, la carne y la leche del fruto de la palma de coco.[1] El aceite de coco es una grasa sólida de color blanco, que se funde a temperaturas ambiente más cálidas de unos 25 °C (78 °F); en climas más cálidos, durante los meses de verano, es un aceite líquido claro y fino. Las variedades no refinadas tienen un marcado aroma a coco[2]. Se utiliza como aceite alimentario y en aplicaciones industriales para la producción de cosméticos y detergentes[1][2]. Debido a sus altos niveles de grasas saturadas, numerosas autoridades sanitarias recomiendan limitar su consumo como alimento[2][3].
El proceso “todo húmedo” utiliza la leche de coco extraída del coco crudo en lugar de la copra seca. Las proteínas de la leche de coco crean una emulsión de aceite y agua[4] El paso más problemático es romper la emulsión para recuperar el aceite. Esto se solía hacer mediante una ebullición prolongada, pero esto produce un aceite descolorido y no es económico. Las técnicas modernas utilizan centrifugadoras y pretratamientos que incluyen el frío, el calor, los ácidos, las sales, las enzimas, la electrólisis, las ondas de choque, la destilación al vapor o alguna combinación de ellos. A pesar de las numerosas variantes y tecnologías, el procesado por vía húmeda es menos viable que el procesado por vía seca debido a que el rendimiento es entre un 10 y un 15% menor, incluso teniendo en cuenta las pérdidas debidas al deterioro y a las plagas con el procesado por vía seca. Los procesos húmedos también requieren la inversión de equipos y energía, incurriendo en elevados costes de capital y de funcionamiento[5].

Beber aceite de coco por la mañana

Producido a partir del fruto de la palma de coco (Cocos nucifera), nativa de todas las regiones tropicales del mundo, el aceite de coco es considerado por muchos nutricionistas como un superalimento – pero no siempre fue así.
En su famoso Estudio de los Siete Países, Keys demostró que 7 países con altos índices de enfermedades cardíacas estaban correlacionados con un alto consumo de grasas saturadas. Su hipótesis era que las grasas saturadas se convertían en colesterol, que bloqueaba las arterias.
El aceite de coco tiene un alto contenido en grasas saturadas, por lo que, al ser sustituido por el aceite de soja de producción nacional durante la guerra, todo el mundo decidió que el aceite de coco era un ataque al corazón en una botella, por lo que la soja siguió siendo el aceite de cocina preferido.
El problema de la investigación de Keys es que la correlación no implica causalidad. Key eligió 7 países que coincidían con su hipótesis, pero había muchos países que mostraban los resultados opuestos que él convenientemente omitió.
Todavía hoy su trabajo es muy debatido, pero recientemente también se ha revelado que las empresas azucareras pagaron a los investigadores para que restaran importancia a la relación entre el azúcar y las enfermedades cardíacas y promovieran en cambio las grasas saturadas como culpables.

Beneficios del aceite de coco virgen para la piel

El aceite de coco es un aceite comestible que se extrae de la carne de los cocos maduros y que se recolecta del cocotero, miembro de la familia de las Arecáceas. Los cocos, a pesar de su nombre, no son técnicamente frutos secos sino drupas (un fruto con una sola semilla).
Ya sea bebiendo agua de coco, utilizando el aceite como crema hidratante o añadiendo una cucharada a los pasteles, hemos visto cómo el coco cobra protagonismo tanto en nuestras cocinas como en nuestros baños. El aceite de coco virgen se considera de mayor calidad que el refinado y se dice que es más rico en polifenoles antioxidantes y nutrientes como la vitamina E.
El aceite de coco se diferencia de otros aceites dietéticos porque está compuesto principalmente por ácidos grasos de cadena media (AGCM), mientras que la mayoría de los demás aceites son casi exclusivamente ácidos grasos de cadena larga. Esto significa que los ácidos grasos del aceite de coco están formados por una cadena de entre 6 y 12 átomos de carbono, a diferencia de los más de 12 que se encuentran en los ácidos grasos de cadena larga. Esta diferencia de estructura tiene todo tipo de implicaciones, desde cómo se digiere el aceite hasta cómo influye en el organismo.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad