octubre 19, 2021

Huevos a santa clara madrid

iglesia de santa clara katipunan

En mayo celebramos dos fiestas, el día de la Comunidad, el 2 de mayo, y San Isidro, patrón de la ciudad de Madrid, el 15 de mayo. Ambas son días festivos y, dependiendo del día de la semana, constituyen un fin de semana largo que muchos madrileños aprovechan para irse de vacaciones.
La semana de San Isidro está repleta de eventos, espectáculos y un amplio abanico de actividades para todas las edades, en diversos puntos emblemáticos de la geografía madrileña. Para más información, consulte la página oficial del Ayuntamiento de Madrid.
Sin embargo, la diferencia más notable es que las comemos frías, a temperatura ambiente, mucho mejor al día siguiente de hacerlas. En cuanto a la hora del día, casi cualquier momento es adecuado para comer torrijas, no sólo para desayunar. De hecho, se consideran un postre en muchas casas y restaurantes.
Para disfrutar de los tradicionales dulces elaborados para esta fiesta, le invitamos a asomarse a las numerosas pastelerías y panaderías de Madrid o, mucho mejor, a acercarse al Parque de San Isidro, donde los madrileños se reúnen para disfrutar de rosquillas y limonada tumbados en el césped, disfrutando del buen tiempo, la comida y la diversión de esta fiesta. También conocido como Pradera de San Isidro, es un gran parque donde se instala un recinto ferial con puestos de comida, atracciones y un gran escenario para espectáculos en vivo.

iglesia en katipunan

“Según la tradición, San Isidro hizo muchos milagros, y muchos de los milagros fueron sobre el agua”, dice Margarita González, que trabaja en el Museo de San Isidro de Madrid. “Esto es importante porque mucha gente en Madrid cree en este tipo de milagros”.
Los asistentes a la fiesta se reúnen en las colinas del Parque de San Isidro de Madrid durante la fiesta homónima del parque. (Valerie Nikolas/MEDILL)Desde su posición en lo alto de una colina, el Parque de San Isidro domina la zona suroeste de Madrid. (Valerie Nikolas/MEDILL)
La vestimenta tradicional de San Isidro incluye trajes de chulapo y chulapa. Estos trajes se asemejan al tipo de vestimenta que llevaban los miembros de la clase media y trabajadora en el siglo XIX. Para las mujeres, el traje de chulapa consiste en un vestido o falda larga, a menudo de lunares rojos o blancos y negros, con un amplio vuelo y mangas de farol. A menudo completan su aspecto envolviendo un chal bordado alrededor de los hombros o la cintura. En el caso de los hombres, el traje de chulapo consiste en una camisa blanca abotonada que se lleva debajo de un chaleco de cuadros blancos y espalda con pantalones negros.

pag aalay ng itlog

En Cómo cocinar un lobo, M.F.K. Fisher escribió: “Es un pobre hombre el que dice que los huevos sólo se pueden comer en el desayuno”. Por suerte, no existen hombres así en Madrid, donde los huevos son invariablemente la comida y la cena.
Los españoles consumen una media de 254 huevos al año, más que sus hermanos franceses, alemanes y británicos, y ¿quién podría culparles? Aquí, en Madrid, ciudad a la que pertenezco desde hace tres años, hasta el huevo frito más sencillo es un arte con bordes dorados y de encaje y una yema imposiblemente ardiente. Los revueltos al estilo español, suaves y untuosos, rellenos de puntas de espárragos, ajos tiernos o lo que sea de temporada, no se parecen en nada a los huevos resecos de los comedores en los que crecí. Si los huevos fueran tan buenos en todas partes, tendríamos una escasez mundial.
El huevo (o la gallina, según la visión del mundo que se tenga) probablemente llegó a España a través de Asia en la Edad de Hierro, y ha sido un elemento fijo en la dieta española desde entonces. En la primera página del Quijote, la novela más importante de España, nos enteramos de que el Ingenioso Caballero saborea todos los sábados un plato de duelos y quebrantos, una especialidad manchega de chorizo y huevo. Incluso hoy en día, los huevos están tan arraigados en el tejido social español que el argot castellano rebosa de expresiones relacionadas con el huevo: Molar un huevo significa que algo es “lo mejor de lo mejor”, mientras que estar hasta los huevos significa que se está harto.

historia del monasterio de santa clara

¿Desea un cielo azul para una ocasión señalada? No se preocupe: sólo tiene que llevar huevos a un convento especial para alejar los vendavales. Al menos eso es lo que creemos los católicos pinenses, y la práctica de ofrecer huevos para que haga buen tiempo se ha convertido en una tradición que se ha transmitido de generación en generación.
Definitivamente, Santa Clara. Mucha gente -especialmente las parejas que se van a casar- se dirigen al convento de Santa Clara más cercano para ofrecer huevos envueltos en celofán de colores mientras rezan fervientemente por el buen tiempo para su gran día.
Los huevos se han vinculado a la santa porque su nombre significa “claro”. Como dice la Hna. Ma. Amelia de Nuestra Señora de Guadalupe, de la Federación de Monasterios Madre Jerónima de Santa Clara, dijo una vez en una entrevista que “quienes quieren tener el cielo claro, la mente clara o la conciencia tranquila buscan su intercesión”. También porque la clara del huevo es clara”. Otra razón es que Santa Clara, devota de San Francisco de Asís, es considerada la patrona del buen tiempo; según el Almanaque Espiritual del Jardinero Católico (2015) de Margaret Rose Realy, en Castilla, España, “clara significa ‘un breve intervalo de buen tiempo en un día de lluvia.'”

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad