julio 5, 2024

Ideas originales para llevar los anillos

Cómo llevar anillos como hombre

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Llevar el anillo de boda en la mano izquierda se remonta a la tradición romana y a la antigua creencia de que una vena iba directamente del dedo anular izquierdo al corazón. Puede que la ciencia haya sido desacreditada, pero la idea de una vena amoris, o una vena del amor, sigue vigente hoy en día, y es la razón por la que cuando tu prometido se arrodilló, lo más probable es que te pusiera un anillo en la mano izquierda (o que tuviera la intención de hacerlo, al menos).
Si eres una devota de los anillos, considera la posibilidad de comprar más de una alianza que puedas colocar a ambos lados de tu anillo, creando capas de brillo alrededor de tu anillo de compromiso. Pueden ser lisas, con joyas o una mezcla de ambas, lo que se ajuste a tu estilo y favorezca a tu anillo de compromiso.

Bonitas formas de llevar varios anillos

La tendencia de apilar los anillos surgió hace unos años, y sigue siendo muy popular. Puedes apilar tus anillos en la mano izquierda o en la derecha, y eres libre de elegir si apilas unos cuantos anillos en un dedo o en una mano. Puede quedar muy elegante o bohemio, según el tipo de anillos que elijas llevar.
Medir el dedo y encontrar la talla de anillo adecuada son las dos cosas más importantes que hay que hacer antes de comprar cualquier tipo de anillo. Si tus anillos son demasiado grandes, girarán y se deslizarán. Así es fácil que los pierdas.
Llevar ambos anillos, el de compromiso y el de boda, se ha hecho muy popular en los últimos años. Ambos anillos pueden llevarse en una sola mano. Veamos algunas ideas sobre cómo llevar dos anillos en un solo dedo.
Llevar conjuntos de este tipo siempre es práctico y queda muy bonito y elegante. Las joyerías ofrecen los conjuntos de anillos, por lo que no debes preocuparte si podrás encontrar el anillo exacto que combine. La combinación del oro rosa, el diamante y la plata es muy hermosa. Vayas donde vayas, todos los ojos se fijarán en tu mano izquierda y en tus fabulosos dos anillos.

Cómo llevar varios anillos en un solo dedo

Tener un anillo de compromiso único es algo con lo que algunas chicas sueñan. Hay algo muy especial en recibir un anillo de compromiso diferente a los demás. Además, podría reflejar su singularidad como pareja.
¿Qué tan único es demasiado único? ¿Y si el estilo es demasiado o demasiado poco? ¿Y si a ella no le gusta? Cuando estas preguntas empiezan a surgir, es el momento de considerar todas las pequeñas formas en las que puedes encontrar un anillo de compromiso para ella que siga siendo considerado único.
La exclusividad no tiene por qué significar un anillo exagerado. Hay muchas cosas que puedes hacer para conseguir un anillo de compromiso único. A continuación te presentamos una lista de 7 maneras diferentes de encontrarle un anillo de compromiso que sea diferente a los demás:
Para elegir un anillo que sea realmente único, empecemos por el principio. Los anillos de compromiso más populares, como probablemente esperabas, llevan diamantes incoloros. Sin embargo, si quiere ir más allá con el anillo, considere una de las tendencias más calientes en la industria del diamante, los diamantes de color de fantasía.

Llevar anillos en las bombas

Nunca olvidaré mi primera pila de anillos de eternidad. Me atraía la joyería antigua y vintage y encontré un anillo de diamantes de corte marquesa y princesa de estilo Art Decó. Al ponérmela sola en el dedo, parecía una alianza, así que pedí que me mostraran otras dos bandas finas de estilo geométrico y las tres hicieron acto de presencia en mi mano derecha. Eran los años 90 y empecé a coleccionar lentamente joyas antiguas y, sin saberlo, los anillos apilables formaban parte de mi estilo diario. Cada vez que encontraba un anillo con una forma única, lo añadía a mi colección de anillos apilables. Al final llevé siete anillos de eternidad geométricos de platino y diamantes de estilo Art Decó que rodeaban mi dedo derecho. Fue el comienzo de un tema para mí: luego empecé a apilar anillos en los dedos meñique e índice: un anillo georgiano de cinco piedras con bandas profundamente grabadas o repoussées y anillos poéticos originales mezclados con bandas modernas y eternidades de rubí y zafiro de mediados del siglo XX. Mezclé metales, piedras preciosas y periodos de tiempo. Una vez, mientras esperaba en línea en un supermercado, un hombre endiabladamente sexy que estaba delante de mí se dio la vuelta, empezó a charlar, miró mi mano y me preguntó: «¿es ese el número de veces que te has casado?». A lo que respondí. «No, esas son las veces que no lo he hecho». Me dio una gran carcajada y una cita».