octubre 21, 2021
Cuento de ratoncito perez

Cuento de ratoncito perez

Los 20 mejores cuentos de hadas

Sirenas, hadas, magia y animales parlantes es lo que nos viene a la mente cuando pensamos en los cuentos de hadas. Estos cuentos son mucho más que simples historias. También pueden servir para enseñar a tus hijos valores, como la bondad y la resistencia, como se ve a continuación, y son una de las mejores herramientas para el aprendizaje intrincado.
Un día, el rey decidió celebrar un baile e invitó a todas las jóvenes doncellas del reino. Mientras las hermanas de Cenicienta la obligaban a ayudarlas a prepararse para el baile, no le preguntaron ni una sola vez si quería ir con ellas.
Una vez que se fueron, su Hada Madrina apareció y ayudó a Cenicienta a ir al baile con un poco de magia que sólo duraría hasta la medianoche. En el baile, Cenicienta llamó la atención del príncipe, ya que era la chica más guapa del lugar, y bailaron toda la noche.
Cuando llegó la medianoche, Cenicienta tuvo que abandonar el baile y, con las prisas, una de sus zapatillas de cristal se le cayó de los pies. El príncipe encontró este zapato y juró casarse con la chica a la que pertenecía el zapato.
El príncipe fue de casa en casa, buscando a la chica cuyo pie encajaba en el zapatito, y llegó a la casa de Cenicienta. Aunque las hermanastras y la madrastra de Cenicienta intentaron evitar que se lo probara, el zapatito de cristal le quedaba perfecto, y pronto se casó con el príncipe y vivió feliz para siempre.

Ver más

Vivían antiguamente un hombre y una mujer en la parroquia de Llanlavan, en el lugar que se llama Hwrdh. Como el trabajo empezaba a escasear, el hombre dijo a su mujer: “Iré a buscar trabajo, y tú podrás vivir aquí”. Así que se despidió con justicia, y viajó lejos hacia el Este, y por fin llegó a la casa de un agricultor y le pidió trabajo.
Así que se despidió de ellos y viajó hacia su casa, y por fin llegó a Wayn Her, y allí se encontró con tres mercaderes de Tre Rhyn, de su propia parroquia, que volvían de la Feria de Exeter. “¡Oh! Iván”, dijeron, “ven con nosotros; nos alegramos de verte. ¿Dónde has estado tanto tiempo?”
“¡Oh, ven con nosotros! Serás bien recibido”. Pero cuando tomaron el nuevo camino, Iván se mantuvo en el viejo. Y unos ladrones cayeron sobre ellos antes de que se alejaran de Iván, cuando pasaban por los campos de las casas del prado. Comenzaron a gritar: “¡Ladrones!” e Iván gritó también “¡Ladrones!”. Y cuando los ladrones oyeron el grito de Iván, huyeron, y los mercaderes se fueron por el camino nuevo e Iván por el viejo, hasta que se encontraron de nuevo en el mercado-judío.

La princesa de la luz

¿Cuántos cuentos de hadas puedes enumerar? ¿5, 10, quizás 30? A lo largo de los tiempos, los narradores de todo el mundo han creado cientos de cuentos de hadas. Nadie sabe el número exacto de cuentos de hadas que existen. Sólo conocemos los más populares, como Cenicienta, Jack y las habichuelas, Blancanieves y la Bella Durmiente. Incluso le sorprenderá saber que la mayoría de los cuentos de hadas tienen su origen en el siglo XVI. De hecho, la primera historia de Cenicienta se contó incluso en el año 7 a.C. y trataba de una esclava que se casa con el rey de Egipto.
Incluso hoy en día los cuentos de hadas son una parte importante de nuestras vidas. Nos enseñan importantes moralejas, como aceptar a los demás que son diferentes o no hablar con extraños, y nos proporcionan historias motivadoras para vencer la adversidad y las dificultades. Uno de los escritores de cuentos más famosos es Hans Christian Andersen. Anderson ha escrito nada menos que 3.381 obras, entre las que destacan La sirenita, El patito feo y El emperador viste de gala. Para celebrar el cumpleaños de Hans Christian Andersen el 2 de abril, hemos creado este tutorial sobre cómo escribir un cuento de hadas en 5 pasos. Ahora puedes ser el próximo extraordinario de los cuentos de hadas escribiendo los tuyos propios.

Cuentos de hadas muy cortos pdf

En un amplio y agradable jardín estaba sentada la pequeña Annie, sola, y parecía muy triste, porque las gotas que no eran de rocío caían rápidamente sobre las flores que estaban a su lado, que miraban asombradas hacia arriba, y se inclinaban aún más cerca, como si anhelaran animarla y consolarla. El viento cálido le levantaba el pelo brillante y le besaba suavemente la mejilla, mientras que los rayos de sol, que la miraban muy amablemente, hacían pequeños arcos iris en sus lágrimas y se quedaban amorosamente a su alrededor. Pero Annie no prestaba atención ni al sol, ni al viento, ni a las flores; las lágrimas brillantes seguían cayendo, y olvidaba todo excepto su pena.
“Annie, dime por qué lloras”, le dijo una voz grave al oído; y, al levantar la vista, la niña vio una figurita de pie sobre una hoja de parra a su lado; un rostro encantador le sonreía, entre brillantes mechones de pelo, y unas alas brillantes se plegaban sobre una túnica blanca y reluciente, que ondeaba al viento.
“Soy un hada, pequeña, y he venido a ayudarte y a consolarte; ahora dime por qué lloras, y déjame ser tu amiga”, respondió el espíritu, mientras sonreía aún más amablemente al rostro maravillado de Annie.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad