julio 9, 2024

Gastritis sintomas y tratamiento

Qué causa el dolor gástrico

La gastritis puede aparecer de repente y durar poco (gastritis aguda), o desarrollarse gradualmente y durar unos meses o años (gastritis crónica). Aunque la gastritis puede ser leve y curarse por sí sola, a veces puede ser necesario un tratamiento, dependiendo de la causa y los síntomas.
La bacteria que puede causar la gastritis se llama Helicobacter pylori (H. pylori). Esta bacteria se encuentra en 4 de cada 10 adultos australianos mayores de 60 años. Aun así, muchas de las personas infectadas por H. pylori no desarrollan ningún síntoma de gastritis ni úlceras. La razón de esto no está clara.
Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como la aspirina, el ibuprofeno y el naproxeno, se utilizan habitualmente para aliviar el dolor, pero también pueden aumentar los jugos gástricos ácidos producidos en el estómago. El aumento del ácido estomacal puede inflamar y desgastar el revestimiento del estómago.
También es posible que le pidan que se haga una endoscopia. Una endoscopia consiste en introducir un tubo flexible con una cámara diminuta por la garganta hasta el tracto digestivo superior para buscar signos de inflamación y úlceras. Suele hacerse con algo de sedación. Se puede tomar una pequeña muestra de tejido para examinarla en el laboratorio.

Síntomas de la gastritis crónica

La gastritis crónica es una afección de larga duración en la que la capa revestida de mucosa del estómago, también conocida como mucosa gástrica, se inflama o se irrita durante un período de tiempo prolongado. Los síntomas tienden a aparecer lentamente, a lo largo del tiempo.
La gastritis aguda es también una inflamación o irritación de la mucosa del estómago, pero que dura menos tiempo que la gastritis crónica. Una persona afectada por una gastritis crónica puede no notar muchos síntomas o incluso ninguno, y cuando aparece el dolor, suele ser sordo y de larga duración. La gastritis aguda tiende a establecerse más rápidamente, y el dolor suele sentirse de forma más aguda[4].
Tanto la gastritis aguda como la crónica afectan directamente al estómago y pueden provocar náuseas y vómitos. La gastroenteritis afecta tanto a los intestinos como al estómago. Aunque las náuseas y los vómitos suelen ser consecuencia de la gastroenteritis, también es muy probable que provoquen diarrea, que no es un síntoma de gastritis.
La principal condición resultante de la gastritis crónica autoinmune es la anemia perniciosa, causada por la falta de vitamina B12, debido a los problemas de absorción de la vitamina B12 por los efectos de la gastritis. Sin embargo, también puede provocar anemia por deficiencia de hierro u otras afecciones[6][8][7].

Tratamientos de la gastritis

La gastritis es una inflamación del revestimiento del estómago[1]. Puede presentarse como un episodio corto o puede ser de larga duración[1]. Puede no haber síntomas pero, cuando los hay, el más común es el dolor abdominal superior (véase dispepsia). [Otros posibles síntomas son las náuseas y los vómitos, la hinchazón, la pérdida de apetito y la acidez estomacal[1][2] Las complicaciones pueden incluir hemorragias estomacales, úlceras estomacales y tumores estomacales[1] Cuando se debe a problemas autoinmunes, puede producirse una disminución de los glóbulos rojos por falta de vitamina B12, una afección conocida como anemia perniciosa[3].
Las causas más comunes son la infección por Helicobacter pylori y el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE),[1] mientras que las menos comunes son el alcohol, el tabaco, la cocaína, las enfermedades graves, los problemas autoinmunes, la radioterapia y la enfermedad de Crohn. [La endoscopia, un tipo de radiografía conocida como serie gastrointestinal superior, los análisis de sangre y las pruebas de heces pueden ayudar al diagnóstico[1]. Otras afecciones con síntomas similares son la inflamación del páncreas, los problemas de la vesícula biliar y la enfermedad de úlcera péptica[2].

Cómo curar la gastritis de forma permanente

La gastritis y la gastropatía son enfermedades que afectan al revestimiento del estómago, también conocido como mucosa. En la gastritis, el revestimiento del estómago está inflamado. En la gastropatía, el revestimiento del estómago está dañado, pero hay poca o ninguna inflamación.
La mayoría de las personas con gastritis o gastropatía no presentan ningún síntoma. En algunos casos, la gastritis y la gastropatía provocan síntomas de indigestión o de sangrado en el estómago. La infección por Helicobacter pylori es la causa más común de gastritis.
Su médico puede solicitar una endoscopia del tracto gastrointestinal superior con biopsias u otras pruebas para diagnosticar la gastritis o la gastropatía, encontrar la causa y comprobar si hay complicaciones. Otras pruebas pueden incluir análisis de sangre, heces y aliento, así como una serie del tracto gastrointestinal superior.
Su médico le recomendará tratamientos en función del tipo de gastritis o gastropatía que tenga y de su causa. El tratamiento de la gastritis y la gastropatía puede mejorar los síntomas, si los hay, y reducir la probabilidad de complicaciones.
Los investigadores no han encontrado que la alimentación, la dieta y la nutrición desempeñen un papel importante en la causa de la mayoría de los casos de gastritis o gastropatía. La gastritis por H. pylori puede causar problemas para absorber el hierro de los alimentos, y la gastritis autoinmune puede causar problemas para absorber el hierro y la vitamina B12 de los alimentos.