octubre 16, 2021

Que es la implantacion

Qué es la implantación en biología

La implantación es una fase del embarazo en la que el embrión se adhiere a las paredes del útero. En el caso de las parejas que se han sometido a una forma de tecnología de reproducción asistida (TRA), el embrión se forma externamente en condiciones favorables en el laboratorio. Una vez formado el embrión, se cultiva en observación para determinar si está sano y tiene el potencial de provocar un embarazo con éxito.
La implantación, normalmente, se produce entre 7 y 12 días después de la concepción. Las células comienzan a dividirse en el embrión y se convierten en un cigoto. El cigoto se implanta en las paredes del útero. En cuanto se completa la implantación, el cigoto libera una hormona llamada hcG, que se utiliza en las pruebas de embarazo para determinar la existencia de un embarazo.
El primer signo de implantación es el sangrado de implantación, que se produce entre 6 y 12 días después de la concepción. Si la implantación tiene éxito, se pueden experimentar manchados o ligeros calambres. Si no tiene éxito, se iniciará la menstruación. A continuación se enumeran algunos de los síntomas habituales tras la implantación del embrión:

Qué es la hemorragia de implantación

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La implantación se produce cuando un óvulo fecundado, o blastocisto, se ha adherido al revestimiento de la pared uterina. Marca el inicio del embarazo. La comunidad médica, incluido el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y los Institutos Nacionales de Salud, coinciden en que una persona no está embarazada hasta que se produce la implantación.  Desde el punto de vista médico, el éxito de la implantación (no la fecundación ni la concepción) equivale al inicio de un embarazo.
Si mantienes relaciones sexuales sin protección en cualquier momento desde unos cinco días antes hasta 24 horas después de la ovulación, puede producirse la concepción. Después de la concepción, el proceso de quedarse embarazada sigue durando varios días, porque el óvulo fecundado (ahora llamado blastocisto) acaba de empezar su largo viaje.

Descarga de la implantación

La implantación es un proceso en el que un embrión en desarrollo, que se desplaza como blastocisto por el útero, entra en contacto con la pared uterina y permanece unido a ella hasta el nacimiento. El revestimiento del útero (endometrio) se prepara para que el blastocisto en desarrollo se adhiera a él mediante muchos cambios internos. Sin estos cambios no se produce la implantación, y el embrión se desprende durante la menstruación. Esta implantación es exclusiva de los mamíferos, pero no todos los mamíferos la presentan. Además, de los mamíferos que presentan implantación, el proceso difiere en muchos aspectos entre los mamíferos en los que las hembras tienen ciclos estrales y los mamíferos en los que las hembras tienen ciclos menstruales. Las hembras de las distintas especies de primates, incluido el ser humano, tienen ciclos menstruales y, por tanto, procesos de implantación similares.
Antes de que comience la embriogénesis, el ovario libera un óvulo no fecundado, llamado ovocito, que se desplaza por la trompa de Falopio. El óvulo está envuelto en una matriz extracelular llamada zona pelúcida. Los espermatozoides pueden fecundar el óvulo en la zona pelúcida (ZP), lo que impide que el óvulo fecundado, llamado cigoto, se adhiera a la pared de la trompa de Falopio. Si el cigoto se implanta en cualquier otra zona además del útero, el resultado es un embarazo ectópico. Esta situación impide el desarrollo completo del embrión y puede provocar una hemorragia mortal en la mujer embarazada.

Proceso de implantación

Aunque no sabrás realmente que estás embarazada hasta que veas esas dos líneas rosas, tu cuerpo ha estado trabajando duro desde el momento en que se produjo la concepción. Hay muchas cosas que ocurren entre bastidores, y todo empieza con la implantación.
Aunque el óvulo haya sido fecundado más de una semana antes, es sólo después de la implantación cuando tu cuerpo empieza a producir hCG (gonadotropina coriónica humana), también conocida como la hormona que recogen las pruebas de embarazo.
Tu ovario liberará un óvulo en la trompa de Falopio y, en el mejor de los casos, el esperma estará esperando en la trompa de Falopio. Si la fecundación es satisfactoria (¡viva!), el óvulo empezará a dividirse y bajará por la trompa hacia el útero. Este proceso suele durar aproximadamente una semana; después, se produce la implantación.
“[La implantación] suele producirse unos 5 días después de la fecundación”, explica el Dr. Langdon, pero, por supuesto, cada cuerpo es diferente. Por término medio, la implantación se produce entre 8 y 10 días después de la ovulación, pero puede ocurrir tan pronto como seis y tan tarde como doce. Esto significa que para algunas mujeres, la implantación puede ocurrir alrededor del día 20 del ciclo, mientras que para otras, puede ser tan tarde como el día 26. Esta es una de las razones por las que contar las semanas de embarazo puede resultar confuso.

Te pueden interesar

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad