junio 3, 2024

Historia de frida kahlo

Historia de frida kahlo

Ver más

Frida Kahlo, una mujer mexicana con múltiples discapacidades, como la poliomielitis de niña y daños en la columna vertebral y la pelvis por un accidente de coche, se convirtió en una pintora de autorretratos mundialmente conocida. Desde entonces ha servido de modelo para generaciones de artistas, personas con discapacidad y mujeres bisexuales.
Kahlo estuvo casada con el artista Diego Rivera; ambos tuvieron también amantes. Kahlo tuvo relaciones con hombres y mujeres, como las estrellas de cine Dolores del Río, Paulette Goddard y María Félix, entre otras. Su cuadro Dos desnudos en un bosque muestra claramente su atracción y amor por las mujeres. Se dice que una de sus aventuras fue con la pintora estadounidense Georgia O’Keeffe.
A los seis años, Kahlo quedó postrada en la cama por la poliomielitis. El virus de la polio le causó daños en la pierna y el pie derechos. Quedó coja. Su padre pensó que jugar al fútbol, a la lucha y a la natación la ayudaría a recuperarse.
Cuando era adolescente, tuvo un accidente de coche. Un pasamanos de acero se clavó en su cadera y salió por el otro lado. Su columna vertebral y su pelvis quedaron muy dañadas. Mientras se recuperaba, empezó a pintar.

Ver más

Nacida de padre alemán y madre mestiza, Kahlo pasó la mayor parte de su infancia y su vida adulta en La Casa Azul, su casa familiar en Coyoacán, que ahora es accesible al público como Museo Frida Kahlo. Aunque quedó discapacitada por la poliomielitis cuando era niña, Kahlo era una estudiante prometedora que se dirigía a la facultad de medicina hasta que sufrió un accidente de autobús a los 18 años, que le causó dolores y problemas médicos de por vida. Durante su recuperación, retomó su interés infantil por el arte con la idea de convertirse en artista.
El interés de Kahlo por la política y el arte la llevó a afiliarse al Partido Comunista Mexicano en 1927,[1] a través del cual conoció al también artista mexicano Diego Rivera. La pareja se casó en 1929,[1][5] y pasaron juntos los últimos años de la década de 1920 y los primeros de la de 1930 viajando por México y Estados Unidos. Durante este tiempo, desarrolló su estilo artístico, inspirándose principalmente en la cultura popular mexicana, y pintó sobre todo pequeños autorretratos que mezclaban elementos de las creencias precolombinas y católicas. Sus cuadros despertaron el interés del artista surrealista André Breton, que organizó la primera exposición individual de Kahlo en la Galería Julien Levy de Nueva York en 1938; la exposición fue un éxito, y le siguió otra en París en 1939. Aunque la exposición francesa tuvo menos éxito, el Louvre compró un cuadro de Kahlo, El marco, convirtiéndola en la primera artista mexicana que figuraba en su colección[1] A lo largo de la década de 1940, Kahlo participó en exposiciones en México y Estados Unidos y trabajó como profesora de arte. Dio clases en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado («La Esmeralda») y fue miembro fundador del Seminario de Cultura Mexicana. La salud de Kahlo, siempre frágil, empezó a decaer en esa misma década. Su primera exposición individual en México tuvo lugar en 1953, poco antes de su muerte en 1954, a la edad de 47 años.

La columna rota

Nacida de padre alemán y madre mestiza, Kahlo pasó la mayor parte de su infancia y de su vida adulta en La Casa Azul, su casa familiar en Coyoacán, ahora accesible al público como Museo Frida Kahlo. Aunque quedó discapacitada por la poliomielitis cuando era niña, Kahlo era una estudiante prometedora que se dirigía a la facultad de medicina hasta que sufrió un accidente de autobús a los 18 años, que le causó dolores y problemas médicos de por vida. Durante su recuperación, retomó su interés infantil por el arte con la idea de convertirse en artista.
El interés de Kahlo por la política y el arte la llevó a afiliarse al Partido Comunista Mexicano en 1927,[1] a través del cual conoció al también artista mexicano Diego Rivera. La pareja se casó en 1929,[1][5] y pasaron juntos los últimos años de la década de 1920 y los primeros de la de 1930 viajando por México y Estados Unidos. Durante este tiempo, desarrolló su estilo artístico, inspirándose principalmente en la cultura popular mexicana, y pintó sobre todo pequeños autorretratos que mezclaban elementos de las creencias precolombinas y católicas. Sus cuadros despertaron el interés del artista surrealista André Breton, que organizó la primera exposición individual de Kahlo en la Galería Julien Levy de Nueva York en 1938; la exposición fue un éxito, y le siguió otra en París en 1939. Aunque la exposición francesa tuvo menos éxito, el Louvre compró un cuadro de Kahlo, El marco, convirtiéndola en la primera artista mexicana que figuraba en su colección[1] A lo largo de la década de 1940, Kahlo participó en exposiciones en México y Estados Unidos y trabajó como profesora de arte. Dio clases en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado («La Esmeralda») y fue miembro fundador del Seminario de Cultura Mexicana. La salud de Kahlo, siempre frágil, empezó a decaer en esa misma década. Su primera exposición individual en México tuvo lugar en 1953, poco antes de su muerte en 1954, a la edad de 47 años.

Accidente de frida kahlo

Centrándose en la creatividad de Kahlo y en su tumultuosa relación amorosa con Rivera, la película va más allá del icono y se centra en el ser humano. «Me sentí completamente atraído por su historia», dice Taymor. «La conocía superficialmente; y admiraba sus cuadros pero no los conocía bien. Cuando pintaba, lo hacía para sí misma. Trascendía su dolor. Sus cuadros son su diario. Cuando haces una película, quieres una historia así». En la película, Hayek, nacida y criada en México, de 36 años, que fue una de las productoras del filme, hace poses a partir de los cuadros, que luego se metamorfosean en escenas llenas de acción. «Una vez que tuve el concepto de que los cuadros cobraran vida», dice Taymor, «quise hacerlo».
Kahlo produjo sólo unos 200 cuadros, principalmente bodegones y retratos de ella misma, su familia y sus amigos. También llevó un diario ilustrado e hizo docenas de dibujos. Con las técnicas que aprendió de su marido y de su padre, fotógrafo profesional de arquitectura, creó cuadros inquietantes, sensuales y asombrosamente originales que fusionaban elementos del surrealismo, la fantasía y el folclore en poderosas narraciones. En contraste con la tendencia del siglo XX hacia el arte abstracto, su obra era intransigentemente figurativa. Aunque recibió ocasionalmente encargos de retratos, vendió relativamente pocos cuadros en vida. Hoy sus obras alcanzan precios astronómicos en las subastas. En 2000, un autorretrato de 1929 se vendió por más de 5 millones de dólares.