mayo 3, 2024

Julio cesar y cleopatra

Julio cesar y cleopatra

Nefertiti

Cleopatra fue una famosa reina del antiguo Egipto. Era hermosa, inteligente y segura de sí misma. No era egipcia, sino que pertenecía a una dinastía griega, que comenzó con Ptolomeo I. Cleopatra se hizo conocida por sus relaciones amorosas con dos gobernantes romanos, Julio César y Marco Antonio.
Cleopatra nació en el año 69 a.C. en Alejandría, Egipto. A la muerte de su padre, Ptolomeo XII, pasó a gobernar junto a su hermano mayor. Sin embargo, algunos amigos de su hermano la expulsaron de Egipto. Cuando Julio César llegó al país, la ayudó a recuperar el trono. Volvió a gobernar, esta vez con su hermano menor. César y Cleopatra se enamoraron y tuvieron un hijo juntos, Cesarión. Cleopatra se fue con César a Roma y vivió en su villa durante algún tiempo.
Tras la muerte de César, dos hombres lucharon por el poder en Roma: Marco Antonio y Octavio.    Marco Antonio se sintió muy atraído por Cleopatra y la reina egipcia le ayudó en su lucha contra Octavio.    Su relación se profundizó y ella le dio tres hijos.

Cleopatra

Era una hija de Egipto, parte de la dinastía macedonio-griega-ptolemaica que gobernaba desde la muerte de Alejandro Magno en el año 323 a.C. Reina de Egipto, Cirene y Chipre, era conocida por su carácter apasionado, su belleza, su intelecto y su determinación de promover los intereses del legado ptolemaico.
Eran los amos de Roma: generales militares poderosos y despiadados que habían ampliado la esfera de influencia romana, tomando el poder para sí mismos y tratando de añadir el vasto imperio egipcio a la lista de conquistas de Roma, que no dejaba de crecer.
Siglo I a.C. Roma, la última superpotencia, se extendía rápidamente por el mundo conocido bajo el mando de tres formidables generales: Julio César, Gneo Pompeyo Magno (Pompeyo) y Marco Licinio. La riqueza e influencia supremas de Roma, una amenaza definitiva para Egipto, también la convertían en una fuente de atracción y apoyo financiero necesario.
Fue el padre de Cleopatra, Ptolomeo XII, quien abrió la puerta a los romanos. Cuando Ptolomeo XI fue asesinado en el año 80 a.C., sus únicos herederos varones fueron Ptolomeo XII y su hermano menor, hijos ilegítimos de Ptolomeo IX. Ptolomeo XII fue coronado en el 76 a.C. pero, poco después, la cuestión de su legitimidad se planteó en Roma, donde los políticos antisenados afirmaban estar en posesión de un testamento, escrito por Ptolomeo XI, que legaba Egipto a los romanos. Temiendo la pérdida del trono y el fin de su dinastía, Ptolomeo corrió un gran riesgo: llegó a un acuerdo con Roma.

Julio césar

Cleopatra VII Filopátor (69 a.C. a 31 a.C.) y Cayo Julio César (c. 100 a.C. a 44 a.C.) fueron quizás la pareja de poder original, que construyó reinos e imperios en medio de su gran relación amorosa. Pero, ¿podrían mantenerse unidos o su unión estaba condenada al fracaso?
Dos potencias unidasCuando recordamos famosos romances del pasado, a muchos nos vienen inmediatamente a la mente Ben Affleck y Jennifer López. Sin embargo, justo después de ellos, podemos considerar la relación de Cleopatra y César. Cleopatra VII Filopátor (69 a.C. a 31 a.C.) y Cayo Julio César (c. 100 a.C. a 44 a.C.) se conocieron durante un periodo tumultuoso en la vida de ambos. Su romance fue legendario y ha cautivado la mente moderna. Asimismo, se ha popularizado en las aulas, así como en el escenario y en la pantalla. Pero, ¿quiénes fueron estos dos amantes, cómo se unieron y qué los separó finalmente?
Cleopatra nació para gobernar en Egipto. Descendiente de Alejandro Magno y de los macedonios, que procedían de Grecia y habían conquistado la mayor parte del mundo conocido varios cientos de años antes, Cleopatra era sólo una adolescente cuando accedió al trono. Inmensamente inteligente y hermosa, Cleopatra y su hermano, Ptolomeo XIII, gobernaron conjuntamente Egipto. Pero al principio de su reinado había un gran caos económico en Egipto, lo que provocó tensiones entre ambos. Para empeorar las cosas, se cruzó con un grupo de matones romanos llamados los gabinetes. Cleopatra se vio obligada a huir del trono en el año 48 a.C. y retirarse al exilio. En este momento, conocemos a la otra mitad de esta pareja, Julio César. A los pocos meses de su exilio, una guerra civil romana le permitió conocer a César, un gran general del ejército romano que ascendía rápidamente en la estructura de poder de la República Romana. Un enemigo de César, Pompeyo, había huido a la ciudad de Alejandría, en Egipto, con la esperanza de reagruparse tras huir del general. Pero Ptolomeo decidió decapitar a Pompeyo cuando llegó.

Ptolomeo filadelfo…

Antes de que Julio César desembarcara en Egipto, Plutarco cuenta que Teodoto, el tutor de Ptolomeo XIII, salió a su encuentro con la cabeza cortada de Pompeyo. Con ello pretendía ganarse el favor de César y animarle a embarcarse inmediatamente hacia Roma una vez terminados sus asuntos en Egipto, pero tuvo el efecto contrario.
César estaba absolutamente furioso por el cobarde asesinato de Pompeyo, que era, por supuesto, su yerno. Es posible que tuviera la intención de mostrar misericordia con Pompeyo (como hizo con muchos de sus enemigos), ya que Plutarco sugirió que lloró abiertamente y luego tomó medidas para proteger la cabeza hasta que se pudiera organizar un entierro adecuado. Dio no está de acuerdo, sugiriendo que César sí tenía intención de matar a Pompeyo, pero que estaba consternado porque se había llevado a cabo de tal manera y bajo las órdenes de un extranjero, y tal vez exageró su dolor por efecto político. En cualquier caso, endureció sus sentimientos contra Ptolomeo XIII.
César anunció su intención de ejecutar el testamento de Ptolomeo Auletes (según el cual Cleopatra era corregente con Ptolomeo XIII). Pothinus, el siempre presente guardián de Ptolomeo XIII y el verdadero poder detrás de su trono, azuzó a la turba alejandrina contra César, pero éste no se asustó fácilmente. Desembarcó con una pequeña fuerza y se dirigió al palacio. Insistió en que Ptolomeo y Cleopatra retiraran sus ejércitos y recordó a Pothinus que los herederos de Ptolomeo Auletes le debían 6.000 talentos (una gran suma de dinero). A Pothinus le molestaba cualquier desafío a su autoridad (era canciller en funciones y, por tanto, controlaba las finanzas de Egipto) y se mostró abiertamente insolente con César, causando un daño incalculable a la causa de su pupilo Ptolomeo.