enero 13, 2023

Guarda y custodia compartida: el derecho del niño a estar con sus dos padres

Ante un proceso de separación o divorcio, la relación de padres con sus hijos puede verse alterada. Para evitar situaciones que causen mayor sufrimiento al menor, se propone la guardia y custodia compartida, una figura legal que permite a los hijos pasar el mismo tiempo con ambos progenitores.

Las separaciones o divorcios son épocas bastante complicadas y llenas de frustraciones para ambos miembros de la pareja que ven como su relación se acaba sin ninguna solución. Si a esto se le añade el que haya hijos menores de por medio, el problema puede ser mayor.

Es importante, en estos casos, poder ponerse de acuerdo para evitar que los niños sufran la situación lo menos posible, por lo que lo más aconsejable suele ser pedir la guarda y custodia compartida por ambos progenitores.

Y para ello es esencial disponer del asesoramiento durante todo este proceso de un abogado en Madrid experto en Derecho de familia, que pueda guiar a los padres para tomar decisiones favorables que protejan los derechos y la felicidad de sus propios hijos.

A qué nos referimos con guarda y custodia compartida

La guardia y custodia es la decisión que se toma sobre con quién vivirán los hijos ante la separación o divorcio de los padres.

Esta guardia y custodia puede ser compartida por los dos o ejercerlo solo uno de los progenitores. En esta última situación el otro padre puede disponer de lo que se conoce como derecho de visitas.

Aunque lo mejor para los hijos es que ambos padres compartan su guardia y custodia, pues esto les ofrecerá la oportunidad de pasar tiempo con los dos, que los padres colaboren por el bien de sus hijos y que los niños no extrañen.

El objetivo de la guardia y custodia compartida es poder continuar con un modelo parecido a cuando los padres vivían juntos, compartiendo responsabilidades y tiempo con los hijos.

Diferentes modelos de guardia y custodia compartida

Existen diferentes maneras de que los padres puedan ejercer esta guardia y custodia compartida. Cada caso es diferente, por lo que la decisión sobre la manera en que se llevará a cabo dependerá del tipo de relación que haya entre los padres y los acuerdos a los que estén dispuestos a llegar.

Así, podemos encontrarnos con algunos modelos que son los más reconocidos como:

  • El hijo se queda en la casa y los padres son los que dejan la vivienda cuando le toca al otro ejercer la custodia.
  • La más común es el que niño cambie de domicilio y se traslade cuando toque a la vivienda del padre que tiene la custodia en cada momento.
  • Y un modelo menos común, pero también conocido, es que los progenitores, aunque separados o divorciados, siguen conviviendo en la misma casa.

Cómo pedir al guardia y custodia compartida

Como norma general, los Tribunales están de acuerdo en que ambos padres compartan la guardia y custodia de los hijos, por el bien de los menores y para evitar el desarraigo de uno de los padres.

Ambos padres pueden llegar a un acuerdo para solicitar este tipo de custodia compartida mediante el convenio regulador o durante el proceso para pedir la separación o el divorcio.

Siempre hay que tener en cuenta que es el Juez quien tendrá en cuenta las circunstancias y si se cumplen los requisitos para la custodia compartida.