junio 6, 2024

Teoria de la evolucion del hombre

Teoria de la evolucion del hombre

Simio del sur

La evolución es el proceso por el cual los organismos vivos evolucionan a partir de organismos anteriores más simples. Según el científico Charles Darwin (1809-1882), la evolución depende de un proceso llamado selección natural. La selección natural hace que aumenten las capacidades reproductivas de los organismos que mejor se adaptan a las condiciones en las que viven. La teoría de Darwin era que los organismos evolucionan como resultado de muchos cambios ligeros a lo largo del tiempo. En este artículo, hablaremos de la evolución durante la época prehumana y la prehistoria humana. Durante la prehistoria, la escritura aún no estaba desarrollada. Pero mucha información importante sobre la prehistoria se obtiene a través de los estudios del registro fósil [1].
Los primates, como los humanos, son mamíferos. Hace unos diez o doce millones de años, el linaje ancestral de los primates se dividió por especiación a partir de un ancestro común en dos grandes grupos. Estos dos linajes evolucionaron por separado hasta convertirse en la variedad de especies que vemos hoy en día. Los miembros de un grupo eran la versión primitiva de lo que hoy conocemos como grandes simios (gorilas, chimpancés y bonobos en África, orangutanes en Asia) (Figuras 1, 2); es decir, los grandes simios modernos evolucionaron a partir de este grupo ancestral. En su mayoría permanecieron en la selva con un estilo de vida arbóreo, es decir, viven en los árboles. Los grandes simios también son cuadrúpedos, lo que significa que se desplazan con cuatro patas por el suelo (véase la figura 2). El otro grupo evolucionó de forma diferente. Se convirtieron en terrestres, es decir, viven en la tierra y no en los árboles. De ser cuadrúpedos pasaron a ser bípedos, es decir, se desplazan sobre sus dos patas traseras. Además, el tamaño de su cerebro aumentó. Este es el grupo que, a través de la evolución, dio lugar a los actuales humanos modernos. Muchos fósiles encontrados en África son del género llamado Australopithecus (que significa mono del sur). Este género está extinto, pero los estudios de los fósiles revelaron características interesantes sobre su adaptación a un estilo de vida terrestre.

Teoría de la evolución

La evolución del bipedismo humano, que se inició en los primates hace unos cuatro millones de años,[1] o tan pronto como hace siete millones de años con el Sahelanthropus,[2] o hace unos 12 millones de años con el Danuvius guggenmosi, ha dado lugar a alteraciones morfológicas en el esqueleto humano que incluyen cambios en la disposición y el tamaño de los huesos del pie, el tamaño y la forma de la cadera, el tamaño de la rodilla, la longitud de las piernas y la forma y orientación de la columna vertebral. Los factores evolutivos que produjeron estos cambios han sido objeto de varias teorías[3].
La marcha humana es aproximadamente un 75% menos costosa que la marcha cuadrúpeda y bípeda de los chimpancés. Algunas hipótesis han sostenido que el bipedismo aumentó la eficiencia energética de los desplazamientos y que éste fue un factor importante en el origen de la locomoción bípeda. Los humanos ahorran más energía que los cuadrúpedos al caminar, pero no al correr. La carrera humana es un 75% menos eficiente que la marcha. Un estudio ayudó a demostrar que la marcha de los bípedos homínidos vivos es notablemente más eficiente que la marcha de los cuadrúpedos homínidos vivos, pero los costes de los desplazamientos en cuadrúpedo y bípedo son los mismos[4].

Comentarios

En 1859, 14 años después de la fundación de esta revista, Charles Darwin publicó el libro científico más importante jamás escrito. El origen de las especies revolucionó la comprensión del mundo natural por parte de la sociedad. Desafiando el dogma victoriano, Darwin argumentó que las especies no eran inmutables, cada una creada especialmente por Dios. Más bien, la vida en la Tierra, en toda su deslumbrante variedad, había evolucionado a través de la descendencia de un ancestro común con modificaciones por medio de la selección natural. Pero a pesar de todas las brillantes reflexiones de Darwin sobre los orígenes de las hormigas y los armadillos, los murciélagos y los percebes, hay una especie que queda notablemente olvidada en el gran libro: la suya propia. Del Homo sapiens, Darwin sólo hace una mención de pasada en la antepenúltima página del tomo, señalando tímidamente que «se arrojará luz sobre el origen del hombre y su historia». Eso es todo. Eso es todo lo que escribió sobre la aparición de la especie más importante del planeta.
No fue porque Darwin pensara que los humanos estaban de alguna manera exentos de la evolución. Doce años más tarde publicó un libro dedicado a ese mismo tema, La descendencia del hombre. En él explicaba que hablar de los humanos en su anterior tratado sólo habría servido para prejuzgar aún más a los lectores contra su idea radical. Sin embargo, incluso en esta obra posterior, no tenía mucho que decir sobre los orígenes humanos en sí, sino que se centraba en argumentar, a partir de la anatomía, la embriología y el comportamiento comparativos, que, como todas las especies, los humanos habían evolucionado. El problema era que en aquella época apenas había registros fósiles de humanos que aportaran pruebas de etapas anteriores de la existencia humana. Por aquel entonces, «lo único que se sabía era lo que se podía razonar», dice el paleoantropólogo Bernard Wood, de la Universidad George Washington.

La selección natural

La historia evolutiva de los primates se remonta a 57-85/90 millones de años.[1] Una de las especies de mamíferos parecidos a los primates más antiguas que se conocen, Plesiadapis, procede de América del Norte;[2] otra, Archicebus, procede de China.[3] Otros primates basales similares se extendieron por Eurasia y África durante las condiciones tropicales del Paleoceno y el Eoceno.
Purgatorius es el género de las cuatro especies extinguidas que se cree que es el ejemplo más antiguo de primate o protoprimate, un primatomorfo precursor de los Plesiadapiformes, con una antigüedad de hasta 66 millones de años.
David Begun ha llegado a la conclusión de que los primates primitivos florecieron en Eurasia y que un linaje que condujo a los simios y humanos africanos, incluido el Dryopithecus, emigró hacia el sur desde Europa o Asia occidental hasta África[4] La fauna europea primitiva está ejemplificada por el Darwinius, datado en 47 millones de años, a principios del Eoceno. [5] La población tropical de primates que sobrevivió, que se observa en su mayor parte en los yacimientos fósiles del Eoceno superior y el Oligoceno inferior de la depresión de Faiyum, al suroeste de El Cairo, dio lugar a todas las especies vivas: los mamíferos de Madagascar, los loris del sudeste asiático, los galagos o «bebés de la selva» de África y los antropoides: los monos platírricos o del Nuevo Mundo, los catarrinos o del Viejo Mundo y los grandes simios, entre los que se encuentra el Homo sapiens.