junio 8, 2024

Nadie sabe nada video

nadie sabe nada trailer x264 512kb

Tome el Zoom. En los últimos quince días, una investigación de la Universidad de Stanford ha confirmado lo que muchos sospechábamos: la «fatiga del Zoom» es real. El Laboratorio de Interacción Humana Virtual (VHIL) de la universidad atribuye este trastorno a cuatro causas principales derivadas del uso excesivo de la videoconferencia en general.
El director del VHIL, el profesor Jeremy Bailenson, ofrece algunos consejos útiles para mitigar estos problemas en esta hoja informativa. Pero cree que la mejor cura de todas será una vuelta generalizada a las redes más tradicionales.
Hay indicios de ello dentro del propio sector tecnológico. Por ejemplo, Semicon West, la enorme feria de fabricación de chips con sede en EE.UU. que también acoge la Conferencia de Automatización del Diseño (DAC), ha anunciado recientemente el traslado del verano al mes de diciembre, para dar tiempo a las vacunas y otras medidas para reducir las infecciones.
Como dijo el actual presidente de la DAC, Harry Foster, de Siemens EDA: «Gran parte del valor histórico de la DAC ha consistido en las conexiones cara a cara y la creación de redes que los asistentes experimentan en el evento en vivo, lo que a menudo conduce a futuras innovaciones y años de colaboración».

«nadie sabe nada» es una tontería | «el promesa

William Goldman, el oscarizado guionista de «Todos los hombres del presidente» y «Butch Cassidy y Sundance Kid», fallecido el viernes, acuñó la mejor frase de la historia de Hollywood, y ni siquiera fue para una de sus películas.
Si trabajas en este negocio -y Goldman tenía claro que la industria del cine es una industria en primer lugar, en la que el arte y las ideas deben estar al servicio de los resultados, o perecer- merece la pena que te tatúes esas tres palabras en el antebrazo. O cosidas en un cojín para el sofá de tu agente.
Sirven para recordar a todos los guionistas de la ciudad que deben mantener sus ideas, porque nunca se puede predecir lo que será un éxito – «ninguna persona en todo el campo del cine sabe con certeza lo que va a funcionar»- y cada vez que se compromete la visión porque alguien pretende saber más, se sacrifica la oportunidad de demostrar que están equivocados.
Goldman escribió un montón de películas que hicieron mucho dinero, pero mi favorita siempre será la que fracasó: «La princesa prometida» es mi película de la isla del desierto. Si tuviera que elegir una sola película para ver el resto del tiempo, excluyendo «Casablanca» y «Ciudadano Kane» y todos los clásicos, sería el riff postmoderno de Goldman sobre el género de los cuentos de hadas, adaptado de su propia novela de 1973. Concebida originalmente como un cuento abreviado para sus hijas -un recurso que se traslada a la película, ya que el bondadoso y viejo Peter Falk va saltando de un lado a otro, leyendo sólo las «mejores partes» a su nieto postrado (Fred Savage)-, «La princesa prometida» se compone de superlativos que serían un reto para cualquier director.

nadie sabe nada | seth godin

Cuando Jerry Weintraub, un hombre que había hecho su fortuna promocionando las carreras de Frank Sinatra y Neil Diamond, fundó su propia productora cinematográfica, dijo que iba a hacer el tipo de películas que la gente quería ver. La primera película de la compañía fue «Fresh Horses», protagonizada por Molly Ringwald como una mujer fatal del Sur. ¿Qué sabía él que nosotros no supiéramos? El problema del sistema moderno de gestión de estudios no es que esta gente no sepa nada, sino que cree que lo sabe todo. Creo que tanto la industria como el público al que sirve estarían mejor si admitieran su ignorancia sobre el público y confiaran en los cineastas. Pero, ¿qué sé yo?

los soprano: «nadie sabe nada»

Error al cargar la página.Intenta refrescar la página. Si eso no funciona, puede haber un problema de red, y puedes utilizar nuestra página de autocomprobación para ver qué está impidiendo que se cargue la página.Aprende más sobre posibles problemas de red o ponte en contacto con el servicio de asistencia para obtener más ayuda.
Hacer una película en Hollywood parece fácil, sobre todo cuando eres una sexy aspirante a cineasta. Sarah Wilder llega a Hollywood dispuesta a comenzar su carrera haciendo su primera película. El único contacto de Sarah es su tío Lou, que fue guionista en los viejos tiempos del sistema de estudios. Con su guía y sus contactos, se embarca en un salvaje viaje al mundo de Hollywood, donde se encuentra con locos ejecutivos de estudios, productores dementes y un gángster que acepta financiar su película… por un precio.
Hacer una película en Hollywood parecía fácil, especialmente cuando eres una sexy aspirante a cineasta. Sarah Wilder llega a Hollywood dispuesta a comenzar su carrera haciendo su primera película. El único contacto de Sarah es su tío Lou, que fue guionista en los viejos tiempos del sistema de estudios. Con su guía y sus contactos, se embarca en un salvaje viaje por el mundo de Hollywood, donde se encuentra con locos ejecutivos de estudios, dementes productores y un gángster que accede a financiar su película… por un precio.