mayo 3, 2024

Pizarro y los incas

Pizarro y los incas

tapa del huayna

El Imperio Inca fue el mayor imperio de la América precolombina. La civilización surgió en las tierras altas de Perú a principios del siglo XIII, y el centro administrativo, político y militar del imperio se encontraba en Cuzco, en el actual Perú. Su última fortaleza fue conquistada por los españoles en 1572.
La arquitectura incaica es la más importante de la arquitectura precolombina de Sudamérica. Los incas heredaron el legado arquitectónico de Tiwanaku, fundada en el siglo II a.C. en la actual Bolivia. La capital del imperio incaico, Cuzco, todavía contiene muchos ejemplos de arquitectura inca, aunque muchos muros de mampostería inca han sido incorporados a estructuras coloniales españolas. La famosa finca real de Machu Picchu es un ejemplo de la arquitectura inca; otros lugares importantes son Saksaywaman y Ollantaytambo. Los incas también desarrollaron un extenso sistema de carreteras que abarcaba la mayor parte de la longitud occidental del continente.

ver más

La conquista española del Imperio Inca, también conocida como la Conquista del Perú, fue una de las campañas más importantes de la colonización española de América. Tras años de exploraciones preliminares y escaramuzas militares, 168 soldados españoles al mando del conquistador Francisco Pizarro, sus hermanos y sus aliados indígenas capturaron al Sapa Inca Atahualpa en la batalla de Cajamarca de 1532. Fue el primer paso de una larga campaña que duró décadas de lucha pero que terminó con la victoria española en 1572 y la colonización de la región como Virreinato del Perú. La conquista del Imperio Inca (llamado «Tahuantinsuyu»[2] o «Tawantinsuyu»[3] en quechua, que significa «Reino de las Cuatro Partes»),[4] dio lugar a campañas derivadas en los actuales Chile y Colombia, así como a expediciones hacia la cuenca del Amazonas.
Algunos estudiosos, como Jared Diamond, creen que, aunque la conquista española fue sin duda la causa próxima del colapso del Imperio Inca, es muy posible que éste ya hubiera pasado su apogeo y estuviera en proceso de decadencia. En 1528, el emperador Huayna Capac gobernaba el Imperio Inca. Podía remontar su linaje a un «rey extraño» llamado Manco Cápac, el mítico fundador del clan inca,[7]: 144 que según la tradición surgió de una cueva en una región llamada Paqariq Tampu.

Pizarro y los incas 2021

La conquista española del Imperio Inca, también conocida como la Conquista de Perú, fue una de las campañas más importantes de la colonización española de América. Tras años de exploraciones preliminares y escaramuzas militares, 168 soldados españoles al mando del conquistador Francisco Pizarro, sus hermanos y sus aliados indígenas capturaron al Sapa Inca Atahualpa en la batalla de Cajamarca de 1532. Fue el primer paso de una larga campaña que duró décadas de lucha pero que terminó con la victoria española en 1572 y la colonización de la región como Virreinato del Perú. La conquista del Imperio Inca (llamado «Tahuantinsuyu»[2] o «Tawantinsuyu»[3] en quechua, que significa «Reino de las Cuatro Partes»),[4] dio lugar a campañas derivadas en los actuales Chile y Colombia, así como a expediciones hacia la cuenca del Amazonas.
Algunos estudiosos, como Jared Diamond, creen que, aunque la conquista española fue sin duda la causa próxima del colapso del Imperio Inca, es muy posible que éste ya hubiera pasado su apogeo y estuviera en proceso de decadencia. En 1528, el emperador Huayna Capac gobernaba el Imperio Inca. Podía remontar su linaje a un «rey extraño» llamado Manco Cápac, el mítico fundador del clan inca,[7]: 144 que según la tradición surgió de una cueva en una región llamada Paqariq Tampu.

el descubrimiento de francisco pizarro

Huayna Cápac nunca había conocido una fiebre igual. Tampoco lo había hecho su gente, muchos de los cuales estaban sufriendo igual. Sin embargo, no tuvo mucho tiempo para contemplar su estado. Murió rápidamente. La enfermedad -casi con toda seguridad la viruela, traída a Sudamérica por los viajeros europeos- no era discriminatoria. Afectaba a todos los niveles de la sociedad.
Hasta su muerte, hacia 1528, Huayna Cápac fue el undécimo gobernante supremo, el Sapa Inca, del Imperio Inca, una civilización descrita por el historiador Jago Cooper como «el mayor imperio precolombino de América: una tierra de templos en el desierto, de palacios en las nubes, de ciudades ocultas en lo profundo de los bosques».
El imperio se extendía a lo largo de la costa del Pacífico de Sudamérica y hacia el interior, y en su apogeo incluía al menos partes de las actuales Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina. Los incas eran un pueblo con muchos recursos.
Para ayudar a unir a este imperio y a su población, crearon una vasta red de carreteras de un total de 40.000 kilómetros. Estas carreteras transformaron el concepto de distribución de alimentos; además, los alimentos que se distribuían se habían beneficiado enormemente de la adopción de algunos métodos agrícolas revolucionarios. Y esta profunda conexión con la agricultura era uno de los principios de su culto a Inti, el Dios Sol, la deidad que guiaba gran parte de la vida inca.