abril 8, 2024

Versos para un hijo

Juan 16

A lo largo de la Biblia se nos recuerda el amor de Dios por los más pequeños de nuestra vida. Como la vida de un niño es tan preciosa y frágil, estos inspiradores versos sobre los niños nos recuerdan que debemos protegerla y defenderla de todas las maneras posibles.
Hoy queremos darte la oportunidad de mostrar compasión por los niños y apadrinar al próximo niño necesitado. Tu apadrinamiento dará a un niño la educación, las comidas nutritivas y los controles sanitarios que necesita para salir de la pobreza extrema, para siempre.
La Biblia da muchos consejos útiles a los niños. Nos dice que los niños deben escuchar a sus padres y mostrarles respeto. Dedica un momento a buscar estos versículos bíblicos con tus hijos.
Cuando Issac era un niño, Dios le pidió a Abraham que llevara a su amado hijo a una montaña para sacrificarlo. En el momento en que Abraham ató a Issac, el ángel del Señor lo detuvo diciendo: «No le hagas nada. Ahora sé que temes a Dios, porque no me has negado a tu hijo, tu único hijo». (Génesis 22:12)

Ver más

Algo tan poderoso y efectivo que no podemos dejar de lado la idea de que tal vez… sólo tal vez… podría ayudarnos, conmovernos, fortalecernos, cambiarnos y vernos a través de lo que sea que estemos enfrentando.
O tal vez seas la abuela que está criando a su(s) nieto(s) y necesitas dirección y consejo porque, como me dijiste, «Este mundo es mucho más duro y crudo que hace treinta años y tengo miedo por mis hijos».
Así que si eres la mamá o la abuela del niño(s) que estás criando, y no importa la edad que tengan, tres días o cincuenta años y treinta años perdidos… en oración puedes entregar a tu hijo al Señor para que sea moldeado y transformado en un hombre de carácter, integridad y fe fuerte.

Salmos

– Hebreos 12:5Si ahora hemos sido justificados por su sangre, ¡cuánto más nos salvaremos de la ira de Dios por medio de él! Porque si, siendo enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él por la muerte de su Hijo, ¡cuánto más, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por su vida!
– 1 Juan 4:15Porque lo que la ley no podía hacer, pues estaba debilitada por la naturaleza pecaminosa, Dios lo hizo enviando a su propio Hijo en semejanza del hombre pecador para que fuera una ofrenda por el pecado. Y así condenó el pecado en el hombre pecador, para que las justas exigencias de la ley se cumplieran plenamente en nosotros, que no vivimos según la naturaleza pecaminosa, sino según el Espíritu.-Romanos 8:3-4Hijo mío, no te olvides de mis enseñanzas, sino guarda mis mandatos en tu corazón, porque ellos prolongarán tu vida muchos años y te traerán prosperidad.-Proverbios 3:1-2Yo he sido crucificado con Cristo y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. La vida que vivo en el cuerpo, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó a sí mismo por mí.- Gálatas 2:20Hijo mío, guarda los mandatos de tu padre y no abandones la enseñanza de tu madre.- Proverbios 6:20Después de decir esto, Jesús miró hacia el cielo y oró: «Padre, ha llegado el momento. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti»- Juan 17:1Yo en ellos y tú en mí. Que lleguen a la unidad completa para que el mundo sepa que tú me has enviado y que los has amado como a mí.

Ver más

Cuando una mujer está dando a luz, tiene pena porque le ha llegado la hora, pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, pues se alegra de que haya nacido un ser humano en el mundo.
Cuando Jesús vio a su madre y al discípulo al que amaba cerca, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo». Luego dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre». Y desde aquella hora el discípulo se la llevó a su casa.
Y cuando sus padres lo vieron, se asombraron. Su madre le dijo: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? He aquí que tu padre y yo te hemos buscado con gran angustia». Y él les dijo: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que debía estar en la casa de mi Padre?» Y no entendieron lo que les decía.
Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es lo correcto. «Honra a tu padre y a tu madre» (este es el primer mandamiento con promesa), «para que te vaya bien y vivas mucho tiempo en la tierra».